Altea, una joya histórica del Mediterráneo

Altea está considerada uno de los lugares más bonitos de la Costa Blanca. Y no es de extrañar, estamos ante un lugar idílico, una villa tradicional pesquera protegida por la majestuosa Sierra de Bernia, refugio de piratas y corsarios a lo largo de la Historia, donde casitas blancas de ensueño se deslizan en suave pendiente hacia el mar, de un color azul intenso e inolvidable.

Altea es la cúpula por excelencia del Mediterráneo, un auténtico paraíso de la Costa Blanca. Quédate con nosotros y descubre todos sus magníficos rincones.

¿Qué ver en Altea? 14 lugares para descubrir la cúpula del Mediterráneo

Altea invita a perderse en las callejuelas empedradas de su pintoresco casto antiguo, repletas de arte y de flores, rebosantes de vida de día y de noche. Un pueblo precioso tanto en su parte alta como en su parte baja, con rincones mágicos, inspiración para escritores, pintores, artesanos, escultores, músicos y todo aquel que se deje seducir por sus encantos. Pura esencia mediterránea situada al norte de la provincia de Alicante, a tan sólo 10 km de Benidorm.

Altea es un popular destino turístico, conocido por sus impresionantes vistas, su fascinante arquitectura y su cultura brillante, sin olvidar su deliciosa comida.

La ciudad de Altea posee una zona denominada El Baluarte y Recinto Renacentista, que fue declarada Bien de Interés Cultural en 2013. Este conjunto lo forma la base de una antigua fortaleza amurallada que conserva su estructura original desde 1617. En esta zona es donde se concentran la mayoría de hitos a visitar. Vamos allá!

En hora bruja vemos una iglesia en silueta sobre el cielo purpura. Qué ver en Altea. Perder el Rumbo
Nª Sra. del Consuelo de noche

1- Iglesia parroquial de Nª Sra. del Consuelo

La Iglesia parroquial de Nuestra Señora del Consuelo, ubicada en la parte alta del pueblo, es todo un icono en Alicante. Las tejas de sus dos cúpulas, esmaltadas en azul añil y blanco, deslumbran desde la lejanía y son las responsables de que Altea reciba el nombre de la cúpula del Mediterráneo.

Detalle de las dos cúpulas de la iglesia de Altea. Estas estan construidas con tejas de color añil y blanco. Qué ver en Altea. Perder el Rumbo
Cúpulas de Nª Sra. del Consuelo

Su construcción neobarroca, de finales del siglo XIX, está presidida por una plaza empedrada, un lugar ideal para tomarse algo en sus terrazas y azoteas, disfrutar de la gastronomía del lugar o simplemente observar detenidamente este conjunto arquitectónico.

La iglesia, terminada en 1910, fue construida sobre las ruinas de un templo anterior que databa del siglo XVII. En su decoración podréis observar piezas modernistas como escamas de cerámica o las figuras con forma de dragón en su tejado.

Iglesia de Altea vista desde abajo. Construida de bloques de ladrillo naranja y las cúpulas en lo alto sobre un cielo azul. Qué ver en Altea. Perder el Rumbo
Nª Sra. del Consuelo

Enfrente de la iglesia, os recomendamos el bar La Mascarada, un museo bar donde podréis observar una amplia colección de máscaras que su dueño fue recopilando por todo el mundo. Desde su segunda planta tendréis una bonita perspectiva de las cúpulas.

2- Mirador de la Plaza de la Iglesia

El Mirador de la Plaza de la Iglesia, también conocido como el Mirador de los Cronistas de España, se encuentra al lado de la Iglesia parroquial de Nuestra Señora del Consuelo, en uno de los salientes de su plaza. Hacia el sur podréis contemplar el abrupto desnivel de Sierra Gelada, Albir y Benidorm, la bahía de Altea y su puerto y hacia el oeste la sierra de Puig Campana y la Sierra de Aitana.

Vista desde el mirador de La Muralla, donde apreciamos el azul del mar con la sierra gelada al fondo y el skyline de Benidorm. Qué ver en Altea. Perder el Rumbo
Mirador de la Plaza de la Iglesia

3- Calles que ver en Altea

Paredes blancas repletas de geranios y jazmines, enrejados negros, puertas de madera, suelos adoquinados, un conjunto muy cuidado que transmite paz y sosiego y que invita a pasear por estas calles llenas de historia y de sol mediterráneo.

Destacamos la calle Santa Bárbara, con sus escaleras empedradas, que nos dirigen hacia la plaza del pueblo y donde se ubica la Casa Cervantes, de la que os hablaremos después.

Detalle de la Casa cervantes en la Calle Santa Bárbara en Altea.Qué ver en Altea. Perder el Rumbo
Calle Santa Bárbara

También queremos resaltar la Calle Salamanca, que se encuentra nada más traspasar una de las puertas que dan acceso al El Baluarte y Recinto Renacentista de Altea. Aquí encontraremos casas muy bien conservadas de finales del siglo XVIII y principios del XIX, propiedad de la burguesía alteana. Contigua a esta calle se encuentra la Calle Mayor llena de restaurantes y las mejores heladerías de Altea.

Vista del túnel que comunica la zona viaja con el exterior pues atraviesa una muralla mediaval. La calle con sus calles blancas está iluminada por el cálido sol del mediterráneo. Qué ver en Altea. Perder el Rumbo
Calle Salamanca

La Calle San Miguel es también una de las calles más relevantes y bonitas de Altea, que nos conduce desde el exterior del Baluarte y Recinto Renacentista hacia la plaza mayor del pueblo. Su punto de fuga es en si una postal muy reconocida, ya que al fondo se encuentran las famosas cúpulas de Altea.

Una calle principal de Altea nos conduce hasta la plaza del pueblo al fondo donde se ven las cúpulas de la iglesia de Altea. Qué ver en Altea. Perder el Rumbo
Calle San Miguel

4- Casa Cervantes

Otro de los sorprendentes lugares que ver en Altea es la la fachada de la casa Cervantes que data de principios del siglo XX, una casa ecléctica con gusto por el clasicismo y con elementos neomudéjares.

Se encuentra en la calle Santa Bárbara, cerca de la Plaza de Francesc Martínez i Martínez, responsable de su construcción y eminente estudioso de la obra de Miguel de Cervantes. La edificó como homenaje al creador de El Quijote de la Mancha.

En la parte central de la fachada se ubica un medallón con el retrato de Cervantes y una inscripción con su nombre.

Detalle de la fachada de la Casa Cervantes donde observamos un escudo con la cara de cervantes y su nombre en bajo relieve sobre la fachada. A ambos lados dos balcones con dos ventanas en us parte superior que nos recuerdan al mundo mudejar. Qué ver en Altea. Perder el Rumbo
Casa Cervantes

5- Plaza de Francesc Martínez i Martínez

Este magnífico mirador, al igual que el baluarte de la Plaza del Maño, fue en su día un baluarte defensivo de la fortaleza. Desde aquí tendréis otra hermosa panorámica, esta vez de de la zona norte de la bahía de Altea, con el Peñón de Ifach al fondo.

Unos arboles nos hacen sombra en unmirador desde el cual vemos el inmenso mar y al fondo el peñón de Ifach. Qué ver en Altea. Perder el Rumbo
Plaza de Francesc Martínez i Martínez

6- Mirador de la Plaza del Maño

Se encuentra en el ángulo noreste de la muralla renacentista de Altea. En él se ubicaba un baluarte de artillería para defender la entrada del río Algar. Hoy en día se ha convertido en un precioso mirador con vistas panorámicas, conocido también como el Mirador de Portal Vell, desde donde podemos admirar la parte norte de la costa, la Sierra de Bernia y también el Peñón de Ifach.

La venus del pintor Bonzino, en forma de escultura( chapa de metal recortada) en primer termino en un mirador con barandilla donde se puede ver la costa norte de la bahía de Altea con el peñón de Ifach al fondo.
Venus de Bronzino

7- Portal Vell o Puerta de Valencia

Seguimos con otro de los hitos más importantes que ver en Altea, una puerta ubicada en la zona norte de la antigua fortaleza, que atravesaba su muralla para acceder a la Calle Salamanca y a Calle Mayor, la Portal Vell o Puerta de Valencia.

Detalle en primer termino de la puerta vieja de Altea. Un arco de medio punto atraviesa el ancho de la muralla mediaval para introducirnos en el casco viejo. Qué ver en Altea. Perder el Rumbo
Portal Vell

Actualmente solo se conservan dos puertas, la Portal Vell o Puerta de Valencia y otra, en la zona este, que se construyó posteriormente para comunicar el rabal Marinero, de ahí su nombre, Portal Nou o Puerta del Mar.

8- Torre de Bellaguarda, Plaza de la Cantería

La Torre de Bellaguarda fue levantada sobre una antigua torre defensiva de la Edad Media. Se encuentra un poco escondida y fuera del recinto amurallado, pero no hay como perderse para encontrar estas maravillas.

Torre Torre de Bellaguarda. Una escalera en espiral nos lleva hasta su parte superior. no es muy alta y desde ella se ve la sierra de Bernia y el pueblo de Altea
Torre de Bellaguarda

En los años 90 fue restaurada para crear un curioso mirador desde el cual podemos observar la sierra de Bernia y una inusual perspectiva de Nª Sra. del Consuelo.

Una peronas se sienta en el bode de la torre de bellaguarda para observar al fondo al sierra de Bernia. Qué ver en Altea. Perder el Rumbo
Torre de Bellaguarda
Desde el interior de la torre de bellaguarda se ve la iglesia de Altea al fondo sobre las casitas blancas. Qué ver en Altea. Perder el Rumbo
Torre de Bellaguarda

Desde aquí podemos seguir hacia la Casa Salvá y la Casa Picó ejemplos de casas señoriales del siglo XVIII.

9- Figuras de Antoni Miró

Otra de las cosas que ver en Altea son las esculturas de Antoni Miró. Algunas de ellas están inspiradas en los dibujos eróticos de la cerámica popular griega, de hace 2.600 años, como la serie Suite Eròtica Griega, y otras en el mundo del arte, como en la escultura Gernikabou.

Estas esculturas son un claro ejemplo del arraigo cultural y el amor al arte del pueblo alteano. Su autor, Antoni Miró tuvo su taller en Altea durante los años 70. Aunque esta exposición es itinerante, el departamento de cultura ya ha adquirido algunas de las obras y tienen en mente aumentar su colección para seguir llenando de arte sus calles.

Escultura plana recortada en hierro con alusiones al Guernica de Picasso. Al fondo las vista del mirador donde esta ubicada la escultura- Qué ver en Altea. Perder el Rumbo
Gernikabou
Una escultura en metal troquelado muestra a una mujer masturbándose con un falo de madera. Qué ver en Altea. Perder el Rumbo
Escultura Antoni Miró

10- Playas que ver en Altea

Queríamos incluir en esta lista de cosas que ver en Altea sus playas. Son de cantos rodados, así que mejor que llevéis una tumbona o una pequeña silla. Eso si, tienen una gran ventaja, seguro que no os llevaréis ninguna piedra pegada a la piel como ocurre con la arena.

No son playas muy masificadas y sus aguas suelen estar transparentes todo el año gracias a la posidonia.

Playa de l’Espigó

Esta playa se encuentra justo a orillas del pueblo de Altea. Posee un paseo que recorre todo su litoral hasta llegar al río Algar, donde podréis observar varios tipos de aves de la zona. La playa está adaptada para personas con movilidad reducida y cuenta con una amplia gama de servicios.

Una playa de catos rodados con el mar azul al fondo y ya en el horizonte la sierra gelada con us imponentes acantilados. Qué ver en Altea. Perder el Rumbo
La playa de l’Espigó

Playa Cap Negret

La Playa Cap Negret es contigua a la playa de l’Espigó. Tiene casi 2 kilómetros de largo y suele ser una playa tranquila durante casi todo el año. Es ideal para dar un agradable paseo, practicar algún deporte acuático o degustar la fantástica gastronomía alteana en alguno de sus chiringuitos.

Curiosamente en las rocas de la Cala del Soio, dentro de la Playa de Cap Negret, existen fósiles que provienen de un volcán marino de hace 220 millones de años. Así que fijaos bien en ellas, quizás tengáis suerte y encontréis alguno. Este rincón es uno de los tres paisajes volcánicos que se pueden encontrar en tierras valencianas.

Una cala de cantos rodados y mar al fondo con una urbanización a pie del mar. Qué ver en Altea. Perder el Rumbo
Cala del Soio en Cap Negret

Playa de L`Olla

La Playa de L`Olla es de aguas muy tranquilas y, por ello, antiguamente, había aquí un pequeño puerto. Hoy en día, aún existen vestigios de esa construcción desde donde, además de mercancías, se transportaron todos los adoquines para pavimentar las calles de Valencia.

En frente a la playa se encuentran dos pequeñas islas, la Illeta y l’Illot, ideales para realizar snorkel si las condiciones lo permiten. Si tienes mascota existe un espacio acotado para ellas.

Unas barquitas del antiguo puerto de pescadores de Altea. Qué ver en Altea. Perder el Rumbo
Playa de L`Olla

11- Calas cerca de Altea

Si sois más de calas que de playas os vamos a contar cuáles son las mejores a lo largo de las costa de Altea. En todas estas pequeñas calitas se practica el nudismo. Hacia el sur, en Sierra Gelada, nos encontramos con la Cala Amerador, la Cala del Médico y la Cala de la Mina .

Algunas, como la Cala de la Mina, tienen un acceso complicado y no son aptas para todos lo públicos. Todas ellas son ideales para practicar snorkel, así que no olvidéis llevar vuestras gafas de buceo.

Hacia el norte, ya en Calpe, nos encontramos la Cala del Racó del Corb y la Cala Gasparet, a las que solo se puede acceder por el mar, ideales también para practicar el snorkel y la pesca.

12- El Templo del Arcángel Miguel

No queríamos dejar esta lista de lugares que ver en Altea sin esta curiosa iglesia que se encuentra a tan solo 7 min del centro. Nos llamó mucho la atención divisarla desde la carretera, ya que esta peculiar construcción no pasa para nada desapercibida.

Este templo fue la primera iglesia ortodoxa en España y es una replica exacta de otra del siglo XVII. Todos los materiales fueron traídos de Rusia para su construcción. La visita cuesta un euro y se puede conocer también su interior.

Iglesia ortodoxa de estilo ruso. hecha de madera y us remates a modo de bulbo de color oro. Qué ver en Altea. Perder el Rumbo
Templo del Arcángel Miguel 
Interior de la iglesia de ortodoxa, donde predomina el color dorado en todo su interior. Qué ver en Altea. Perder el Rumbo
Interior Templo del Arcángel Miguel 

Alojamientos en Altea

En Altea encontraréis una gran cantidad de alojamientos y, la mayoría de ellos, de una gran calidad. Podréis descansar en villas, apartamentos, pequeños hostales y hoteles con encanto, tanto en el interior como en la costa.

Os aconsejamos que reservéis con antelación, sobre todo en temporada alta, ya que es una zona con bastante demanda.


Hotel Boutique La Serena.  Un pequeño y acogedor hotel boutique donde pasaréis una estancia sin igual ya que cuenta con un pequeño spa, piscina y un bar salón estupendo.

Hotel Boutique La Serena
Qué ver en Altea


Hotel Abaco Altea. Un hotel que cuida hasta el último detalle, a tan sólo 5 minutos de la playa.


Maison Condesa Adults Only. Apartamentos con impresionantes vistas al Mar Mediterráneo. Cuenta con una terraza común y una pequeña piscina.

Maison Condesa


Porta Nova Suites Altea – Adults Only. Un alojamiento precioso, decorado con un gusto exquisito y con unas vistas inmejorables de Altea. Desayuno excelente.

¿Qué hacer en Altea?

Además de visitar los lugares y rutas a la Sierra de Bernia y a la Sierra Gelada que os acabamos de recomendar, Altea ofrece un montón de opciones de ocio y de actividades al aire libre. Cuenta con un ambiente tranquilo que lo convierte en el lugar perfecto para unas vacaciones relajantes.

1- Ciclismo, golf, tenis y ya en el mar vela, surf, kayak o submarinismo, entre otros.

2- Degustar su gastronomía. La base de la cocina de Altea es el pescado, el marisco y las hortalizas en sus platos más típicos. También los arroces con habichuelas o con pulpo son habituales, además de las paellas, arroces caldosos como el caldero marinero, cocas (disponibles los jueves en las panaderías) y empanadas, “bollos de bleda” o “bollos de farina de dacsa” (empanadas fritas rellenas de espinacas, trocitos de anchoa y trocitos de morcilla).

En los muchos y variados restaurantes de Altea podréis degustar algunos de estos platos y mucho más. Y no os olvidéis del postre, rollos de naranja, monas en las vísperas de Pascua y los “Pastissets de boniato” para Navidad.

3- Visitar sus galerías de arte y artesanía. Altea es un lugar bohemio y lleno de cultura. Es común encontrar teatro, conciertos y otras representaciones artísticas.

¿Cómo llegar a Altea?

Altea se encuentra a 10 km de Benidorm, 71 km del aeropuerto de Alicante y a 138 km del aeropuerto de Valencia.

En avión

Los aeropuertos más cercanos a Altea son el de Aeropuerto Alicante-Elche Miguel Hernández y el de Manisses en Valencia.

  • Aeropuerto Alicante-Elche Miguel Hernández
    La mejor opción para llegar a Altea y Benidorm. Desde el aeropuerto podréis coger un bus interurbano que conecta varias localidades alicantinas entre ellas Altea. También existen una infinidad de empresas para el alquiler de coches, todo dependerá del tiempo que decidáis permanecer en la comunidad y de vuestra forma de viajar.
  • Aeropuerto de Manisses
    Al igual que el de Alicante-Elche Miguel Hernández cuenta con varias ofertas de bajo coste para viajar a la costa alicantina. Desde el aeropuerto tendréis que ir al centro de Valencia en autobús, taxi o metro y desde allí coger un bus destino Alicante con paradas en Altea. También contáis con la opción de alquilar un coche en el aeropuerto.

En Tren

Una de las opciones más lentas pero de una gran belleza, ya que transcurre pegado a la costa. Este tren de vía estrecha solo opera desde Alicante hasta Denia y tiene una parada en Altea. Si sois amantes de este transporte podréis obtener más información aquí.

Por Carretera

Las dos carreteras que comunican con Altea son la Nacional N-332 y la autopista del Mediterráneo AP-7, en la salida 64.

Al parecer, el nombre de Altea provendría del griego Altahia, que significa «yo curo», así que ya sabéis, que mejor lugar para pasar unas maravillosas vacaciones curativas. Esperamos que la disfrutéis muchísimo.

Lugares que ver cerca de Altea

Como habéis visto, existen multitud de lugares que ver en Altea. La estancia ideal, para disfrutarlo con calma y descubrir todos sus rincones, es de un día completo. Por si os quedáis más días os dejamos una lista de los sitios y actividades más sorprendentes a una distancia que no supera los 35 min en coche desde Altea.

Benidorm ( a 10 min )

Benidorm es una ciudad moderna, llena de vida y, aunque a priori no lo parezca, con mucho encanto.
En Benidorm podréis visitar El Balcón del Mediterráneo o Mirador del castillo, un hito emblemático de Benidorm, la playa Poniente y la Playa de Levante o El mirador de la cruz, otro sitio icónico con una de las panorámicas más sorprendentes de la ciudad.

Fuentes de Algar ( a 25 min )

Es un precioso lugar donde podréis disfrutar de un baño refrescante en las aguas cristalinas del Río Algar. Su acceso esta regulado y se cobra una pequeña entrada. Desde el 2002 es una zona húmeda protegida.

Ruta de el Forat ( a 22 min )

Es un sendero circular que recorre todo el lateral de las paredes verticales de la Sierra de Bernia, una auténtica maravilla con unas vistas impresionantes de de todo el litoral e incluso de la ciudad de Alicante.
Descubriréis las pinturas rupestres, sesteaderos y el impresionante Forat que atraviesa por un túnel la sierra de Bernia.

Descubre la Ruta de el Forat de Bernia y disfruta de una de las mejores vistas de La Marina Baixa.

Mirador Morro de Toix ( a 17 min )

Este mirador, ubicado en el norte de Altea, posee una de las mejores vistas de toda la costa de Altea y Calpe. Se accede a él por las zigzagueantes calles de las urbanizaciones aledañas. Desde el «parking» hasta el mirador solo hay un pequeña caminata de 300 metros.

Ruta faro de Albir en Sierra Gelada ( a 14 min )

El Parque Natural de la Serra Gelada se ubica entre Albir y Benidorm. Más allá del valor paisajístico la Sierra tiene un alto valor geológico. Algunas de sus dunas fósiles se encuentran entre las más grandes de Europa. A lo largo de toda la ruta encontraréis paneles informativos que os irán desvelando los secretos que guarda este magnífico lugar.

La ruta del Faro del Albir se puede hacer a pie o en bicicleta y es apta para todos lo públicos.

Pueblo y Sierra de Guadalest ( a 33 min )

Considerado como uno de los pueblos más bonitos de España, ya a lo lejos llama la atención el campanario y el Castillo en lo alto de una colina rodeados de un valle y un embalse de color turquesa . En el podéis visitar la Iglesia, la Casa Señorial de los Orduña o varios museos y miradores.

Si vuestra visita a la provincia de Alicante se alarga en el tiempo os dejamos estos artículos para descubrirla más a fondo:
Qué ver en Alicante provincia. 19 lugares fascinantes
12 Pueblos de Alicante bonitos y con encanto

Mapa qué ver en Altea

Os dejamos un mapa con los puntos de interés que ver en Altea y los lugares que visitar en sus alrededores.

Breve historia de Altea

El nombre de Altea, proviene del griego «Altahia», que significa «yo curo», aunque otros autores afirman que su origen está en la palabra árabe aṭṭaláya, que significa atalaya o lugar elevado.

La historia de Altea se remonta muchos siglos atrás. Son muchas las civilizaciones que han pasado por aquí y han dejado vestigios e influencias en esta tierra, como íberos, griegos, fenicios, romanos y musulmanes.

Los primeros vestigios nos hablan de la ocupación de Altea en el Neolítico, y aunque no son muy abundantes si son suficientes para saber que ya estuvo poblada por aquel entonces.

Los primero pobladores de la zona eran nómadas y estaban formados por pequeños grupos. Durante el segundo milenio a.C. la ocupación aumentó considerablemente y empiezan a crearse asentamientos que aprovechan los recursos de la zona. Los poblados aumentan durante la época ibérica y el Imperio Romano. Los griegos y romanos se dedicaron al comercio y a la salazón a lo largo de toda la Costa Blanca.

A partir del s. V d.C. se produce todavía una mayor concentración demográfica que fue in crescendo en el período andalusí, convirtiendo a la alquería de Altāya, como se denominaba a este lugar, en el centro de organización del territorio. Durante el cristianismo se comenzó a utilizar el nombre de “Altea”, donde se asentaban señores feudales que controlaban la explotación económica del norte del río Algar hasta el siglo XVI.

Los árabes mejoraron las técnicas de la agricultura y aportaron artes de pesca más modernas. Con la expulsión de los moriscos, a comienzos del siglo XVII, y los asaltos de piratas, Altea sufrió la decadencia económica y hubo un abandono de las casas. No se volvieron a habitar hasta el siglo XVIII que fue cuando surgió la denominación de “Altea la Vella”.

En el siglo XVIII el Archiduque Carlos le concedió el título de Villa y resurgió de sus cenizas convirtiéndose en lugar próspero donde se vivía de la agricultura, la pesca y el alquiler de barcos para el comercio y el trasporte de viajeros. Altea se convirtió en centro de compras, con sus tiendas, ferias y mercadillos. Así sigue siendo en la actualidad, un lugar de la Costa Blanca donde abundan los restaurantes, las boutiques de moda, las tiendas de arte y decoración y muchos otros servicios, que junto con su belleza, forman una villa animada y encantadora.

Perder el Rumbo. Qué ver en Altea. La cúpula del Mediterráneo

👉 Alojamientos originales en España

👉 Glamping España. Campings de lujo en España

👉 Los 10 mejores hoteles de Madrid centro

COMPARTE SI TE HA GUSTADO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Perder el rumbo te informa que los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Francisco Arnoso Carregado como responsable de este blog. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que requerimos es para gestionar lo comentarios en este blog. Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Estos datos estarán almacenados en los servidores de dinahosting.com (proveedor del hosting de Perder el rumbo) situados en la Unión Europea. Ver política de privacidad de dinahosting.  Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a info@perderelrumbo.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en nuestra política de privacidad.