Loiba. Ruta de las algas. Los acantilados más bonitos del mundo

Loiba. Ruta de las algas. Los acantilados más bonitos del mundo.

En el año 2010 un grupo de músicos escoceses visitaron los acantilados de Loiba durante el conocido Festival Internacional del Mundo Celta de Ortigueira. Encontraron un banco en “O Mirador do Coitelo” donde garabatearon la frase: “The best bank of the world”. ​En realidad con la palabra bank se referían a los acantilados, a la costa salvaje y escarpada.

Loiba. Ruta de las algas. Los acantilados más bonitos del mundo

Los acantilados más bonitos del mundo

No sabemos realmente si son las playas y los acantilados más bonitos del mundo, pero cuando estás allí sientes que lo son. El paisaje es grandioso, pronunciadas pendientes teñidas con un verde imposible, formaciones rocosas de mil colores y formas, costa virgen, salvaje, feroz, brutal. Lo que si sabemos es que es uno de los rincones más especiales de Galicia y, quizás, del mundo.

Loiba. Ruta de las algas. Los acantilados más bonitos del mundo
Loiba. Ruta de las algas. Los acantilados más bonitos del mundo

La costa de Loiba se encuentra entre Cabo Ortegal y Estaca de Bares. Nunca el cliché marco incomparable fue tan oportuno. Son unos 15 km de acantilados y espectaculares arenales a los que se accede a través de sendas zigzageantes.

Loiba. Ruta de las algas

En este paraje tan espectacular encontramos la Ruta de las algas, una ruta que se graba en la memoria, en el recuerdo, una ruta inolvidable.

Realmente el mar se ha lucido y ha creado unas esculturas impresionantes con la piedra. Islotes, cuevas, pozas, perforaciones en las rocas, es tan impactante que os sorprenderéis a cada paso por la belleza del lugar.

Loiba. Ruta de las algas. Los acantilados más bonitos del mundo
Loiba. Ruta de las algas. Los acantilados más bonitos del mundo
Loiba. Ruta de las algas. Los acantilados más bonitos del mundo

Estamos en el litoral de Ortigueira y Mañón. Hay varias rutas por esta zona de furioso mar, preciosos pueblos y puertos cobijados en las rías. Hemos escogido la Ruta de las algas porque es de los itinerarios más sorprendentes que hemos hecho nunca y queremos compartirlo con vosotros. El sendero tiene unos 6 kilómetros. No es circular, por lo que si decidís hacerlo a pie tendréis que volver por el mismo camino.

Loiba. Ruta de las algas. Los acantilados más bonitos del mundo

Esta ruta recibe su nombre del antiguo y ahora extinguido oficio de las Algueiras de Loiba. Realizaban un duro trabajo de recolección de algas, para el que había que tener mucha destreza y paciencia. Cuentan los lugareños que hubo algún algueiro pero que no duraron mucho tiempo porque no conseguían tener la perseverancia que este duro trabajo requería. Las mujeres bajaban con burros por los escarpados caminos de los acantilados, recogían las algas que guardaban en sacos y subían montaña arriba después del gran esfuerzo realizado.

Loiba. Ruta de las algas. Los acantilados más bonitos del mundo
Algueiras de Loiba

La ruta comienza en Punta Herbosa, en la Playa Esteiro en Mañón y pasa por muchos arenales, todos ellos impresionantes. Pasaréis por la Playa do Picón, la playa de Lousido, la playa de Fábregas o playa Furada, hasta llegar a Ribeira do Carro. Desde esta última playa podréis acceder a Pena Furada y al arenal de O Sarridal.

Playa de Esteiro. Mañon
Pena Furada. Loiba
Loiba. Ruta de las algas. Los acantilados más bonitos del mundo

Justo después de la playa Do Picón podréis ver en otro acantilado un embarcadero rehabilitado. Es el puerto de Loiba, en la Costa de Xuncos. Es un lugar muy curioso en el que podemos intuir el duro trabajo de la gente marinera de la zona.

Embarcadero. Loiba
Loiba. Ruta de las algas. Los acantilados más bonitos del mundo.
Embarcadero de Loiba. Los acantilados más bonitos del mundo

La ruta cuenta con una gran cantidad de merenderos y bancos. En el Mirador Do Coitelo está situado el conocido como «Mejor banco del mundo». En verano suele haber colas para disfrutar de sus vistas, mejor visitarlo en otra época del año.

El banco más bonito del mundo. Loiba

Si váis en verano os vamos a dar una alternativa cercana y menos frecuentada. Os retamos a encontrar el merendero de la siguiente fotografía, para nosotros, como no: “El mejor merendero del mundo” o “The best picnic area in the world” 😉.

El mejor merendero del mundo. Loiba

Podéis hacer la ruta en un día pero no os lo aconsejamos. Es un sendero para disfrutar con tiempo, para bajar a las playas, recorrerlas y darse un buen baño. Lo más recomendable es hacer el recorrido en dos días y si podéis extenderlo un día más sería perfecto.

Loiba. Ruta de las algas. Los acantilados más bonitos del mundo
Loiba. Ruta de las algas. Los acantilados más bonitos del mundo

El acceso a las calas en la mayoría de los casos no es fácil. Son sendas en zigzag bastante empinadas y que a veces tienen un tramo final más complicado. Encontraréis cuerdas que os ayudarán para el descenso y el ascenso en las partes más difíciles. Esto es un inconveniente es muchos casos, pero también ha permitido que esta costa se mantenga en este estado tan virgen y salvaje.

Loiba. Ruta de las algas. Los acantilados más bonitos del mundo

La más accesible es Ribeira do Carro. Podéis descender hasta ella cuando la marea esté baja y caminar por la arena para visitar el resto de las playas.

Todo el recorrido es un espacio natural protegido por su importante valor ecológico y su biodiversidad. Forma parte de la Red Natura 2000, como una Zona de Especial Conservación (ZEC) y está considerada una Zona de Especial Protección de los Valores Naturales (ZEPVN). Además, estamos ante uno de los mejores enclaves europeos para observar la migración de aves marinas.

Loiba. Ruta de las algas. Los acantilados más bonitos del mundo

Los abruptos acantilados de Loiba tienen una altura que oscila entre los 50 y los 200 metros. Sus islotes escarpados son la carácterística más especial de este litoral, al igual que las furnas, cuevas que se han ido creando por la erosión del mar en las rocas.

Loiba. Ruta de las algas. Los acantilados más bonitos del mundo
Loiba. Ruta de las algas. Los acantilados más bonitos del mundo

La costa de Loiba es un lugar de referencia en la geología española y mundial. Encontramos materiales que fueron originados por erupciones volcánicas submarinas hace más de 470 millones de años, cuando esta zona todavía formaba parte de lo más profundo de este mar milenario. En esta zona había numerosos volcanes que dejaron su huella en las rocas al sufrir erosiones muy violentas. Los acantilados y las monumentales rocas están compuestas fundamentalmente de filitas y esquistos.

Loiba. Ruta de las algas. Los acantilados más bonitos del mundo

Punta Vilardeira, Punta de Pena Furada, Punta da Bandexa o Punta Barrosa, son algunos de los salientes rocosos, todos realmente espectaculares.

Loiba. Ruta de las algas. Los acantilados más bonitos del mundo

En el mar, el trío rocoso de las Tres Marías y O Rodicio, que remite a las formas de un submarino.

Tres Marías y O Rodicio. Loiba

Si os interesan las rutas geológicas en Galicia aquí 👈 os dejamos un enlace para poder realizarlas con expertos en la materia.

La Ruta de las algas se puede hacer también en bicicleta y algún tramo en coche. Podéis descender a las playas andando o en bici, aunque para ello debéis manejaros muy bien en ella. Es difícil, pero hemos visto a varias personas hacerlo, así que no es imposible.

CURIOSIDADES

El banco de Loiba fue colocado en el año 2009 por iniciativa de Rafael Prieto Fernández, un vecino de la parroquia de Loiba que solía contemplar el paisaje y que decidió que era hora de sentarse cómodamente.

Qué ver en los alrededores de Loiba

En los alrededores de Loiba y la Ruta de las algas podréis disfrutar de bonitos pueblos marineros como Espasante o Bares, la Ruta del borde litoral de Ortigueira o el Cabo más septentrional de la península ibérica, Estaca de Bares.

Ortigueira

Además de que os déis una vuelta por el pueblo, en Ortigueira os recomendamos la Ruta del borde litoral de Ortigueira. Pasaréis por la laguna de San Martiño, la Playa de Morouzos y la isla de San Vicente. Cuando baja la marea la isla queda unida a tierra por un amplio banco de arena. La isla, junto con las marismas que la rodean, es un espacio natural protegido. Parece ser que en la Edad Media existió en la isla un pequeño monasterio, ahora desaparecido.

Isla de San Vicente. Ortigueira
Isla de San Vicente. Ortigueira

Curiosidad: La isla de San Vicente es de propiedad privada. Sus dueños la pusieron a la venta en el año 2016: «Magnífica isla de forma ovalada con playas de suaves pendientes y bellos acantilados. En esta propiedad hay ruinas de una casa de labor, cuadras y antiguos restos de murallas datadas de la época de los Templarios. En el interior de la Isla hay zona de pastos, arbustivos y un bosque de eucaliptos y pinos. M2 de la Isla. 57.088 M2. Precio: 4 mill de €. Opcional Pazo por 2,5 mill de €. Total conjunto infórmese.» 

Al poco tiempo la retiraron de la venta. La decisión podría estar relacionada con la polémica que surgió a raíz de la publicación.

Isla de San Vicente. Ortigueira


Cabo de Estaca de Bares

Es el punto más septentrional de toda la península ibérica y uno de los mejores puntos de observación de aves de Europa. Expertos y aficionados de todo el mundo acuden a Estaca de Bares para observar y estudiar las miles de aves que pasan por allí cada año. De hecho, hay un observatorio justo al lado de una antigua base militar americana.

Cabo de Estaca de Bares
Cabo de Estaca de Bares

La costa es radicalmente salvaje, sin resguardo, con un agitado mar que golpea los acantilados. El fuerte viento ha dejado huella en la vegetación que ha tenido que adaptarse a la esta fuerza natural.

Estaca de Bares

No dejéis de observar un pequeño grupo de molinos hidráulicos ubicados en plena pendiente en este paraje. Al final del camino podéis tomar algo en la terraza del Semáforo de Bares que ofrece vistas de la ensenada y de la isla Coelleira. Localizado a más de 200 metros sobre el nivel del mar el Semáforo es una antigua construcción militar para la comunicación con los barcos del siglo XIX. Ahora es un hotel inaugurado el 15 de agosto de 2002.  

Molinos hidráulicos. Estaca de Bares

También podéis visitar el bonito Pueblo de Bares cuyo puerto, como no, es el más septentrional de la Península Ibérica. Su recogido puerto es fundamental para proteger a las embarcaciones frente a los temporales que dominan en la zona.

Pueblo de Bares

Espasante

Espasante es un pueblo marinero muy acogedor. Tiene una amplia playa y un pequeño puerto pesquero. Si vais por allí podéis acercaros al Castro de Punta de prados y a la Garita da Vela.

Pueblo de Espasante

La Garita da Vela junto a otras como la de Herbeira, formaba parte de un sistema de aviso para los ataques de corsarios ingleses o de cualquier otro enemigo. Usaban fachos luminosos que servían de aviso para los otros puntos.

Carretera al lado de la Garita da Vela. Espasante

Curisidades: En el siglo XVIII en Espasante idearon una curiosa forma de financiar la romería del pueblo. Se vendían rifas entre la gente y se sorteaba un cerdo. Hoy en día el cerdo Antón de Espasante es casi tan famoso como el banco de Loiba.

Antón vive en el centro del pueblo y recibe todos los cuidados que necesita, incluso protección solar. Está en un recinto pero todos los días lo sacan a pasear. El final del animal depende del agraciado en el sorteo, si es una persona del pueblo suele ser indultado.

No dejéis de visitar la costa de Loiba, estamos seguros de que os va a encantar. Os acompañará a lo lejos siempre omnipresente el Cabo Ortegal del que hablamos en el artículo anterior 👈.

Surfistas en la Playa de Esteiro. Al fondo Cabo Ortegal

Nos quedamos aquí, deseando embarcarnos en el siguiente reportaje. Seguimos mirando al mar en esta costa del Norte de Galicia que es una fuente inagotable de buenas y bonitas sorpresas.

Cabo de Estaca de Bares

Perder el Rumbo. Loiba. Ruta de las algas. Los acantilados más bonitos del mundo

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perder el rumbo te informa que los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Francisco Arnoso Carregado como responsable de este blog. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que requerimos es para gestionar lo comentarios en este blog. Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Estos datos estarán almacenados en los servidores de dinahosting.com (proveedor del hosting de Perder el rumbo) situados en la Unión Europea.Ver política de privacidad de dinahosting. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a info@perderelrumbo.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en nuestra política de privacidad.