O Barqueiro. O Vicedo. Un paseo por el Río Sor

O Barqueiro. O Vicedo. Un paseo por el Río Sor

El río Sor es el límite natural del norte de las provincias de Coruña y Lugo. Fluye durante 49 kilómetros entre ellas y desemboca formando un espectacular estuario en la Ría de O Barqueiro. Nace en plena Serra da Faladoira, entre As Pontes y Muras.

O Barqueiro. O Vicedo. Río Sor
O Barqueiro. O Vicedo. Río Sor

El río Sor es uno de los sistemas fluviales mejor conservados de Galicia ya que es el único río de que no tiene un uso hidroeléctrico y que no tiene que soportar una gran presión demográfica.
Su curso se forma por la unión de dos ríos, Tras da Serra y Santar, que confluyen en la parroquia de Ambosores. Su curiosa etimología procede del latín sor, “hermana”. El nombre del territorio «ambos sores», “hermanas”, y del río Sor, “hermana” deribaría de esta unión natural entre los dos «afluentes».

Para observarlo en toda su extensión y plenitud podéis subir al mirador de Muronovo. Merece la pena, las vistas son espectaculares.

Mirador de Muronovo. O Barqueiro. O Vicedo. Río Sor
Mirador de Muronovo. O Barqueiro. O Vicedo. Río Sor

En el camino hacia el mirador os encontraréis con la Iglesia de San Pablo de Riobarba. Cuentan que fue mandada construir por Fernán Pérez de Andrade a finales del s. XIV. 
 
En el tímpano aparece el escudo de los Andrade y a los lados un jabalí y un lebrel en actitud de persecución.  

O barqueiro. O Vicedo. El río Sor

La orillas del río Sor son realmente una delicia, el agua transcurre entre verdes senderos en los que encontramos molinos, puentes y refugios.

O Barqueiro. O Vicedo. Río Sor
Puente colgante. Río Sor
O Barqueiro. O Vicedo. Río Sor

En las inmediaciones del río Sor iréis descubriendo pequeñas aldeas. Las casas todavía conservan su arquitectura original en piedra, madera y tejados de pizarra. La única pena es que algunas están en ruinas, abandonadas o a la venta.

O Barqueiro. O Vicedo. Río Sor
O Barqueiro. O Vicedo. Río Sor

Los paisajes del río Sor son muy diversos en su recorrido desde lo alto de la Sierra de A Faladoira hasta las aguas del Cantábrico. En algunos tramos su cauce es estrecho y completamente cerrado al exterior por la vegetación. Al final de su camino el río se abre al estuario, a los valles fluviales y a los arenales. Hay rincones de cuento de hadas en este río, cascadas, puentes colgantes y bosques con enormes helechos.

O Barqueiro. O Vicedo. Río Sor

Ruta en Kayak por el río Sor

La última parte del Río Sor la podréis recorrer en Kayak. El paseo es muy recomendable. Os llevará sobre hora y media, dependiendo de vuestra destreza en el remo y de lo que os paréis a admirar y a disfrutar del entorno. Recorreréis el estuario desde O Barqueiro. En el puerto de este precioso pueblo encontraréis el puesto para poder alquilarlos.

O Barqueiro. O Vicedo. Río Sor
O Barqueiro. O Vicedo. Río Sor

Os aconsejamos aprovechar las horas en las que las mareas os ayudarán a hacer vuestro camino. Si vais a favor el trayecto será muy fácil y reconfortante porque ella misma os irá llevando lentamente sin tener que remar con excesivo esfuerzo.

El primer tramo desde o Barqueiro es espectacular. Después de pasar por debajo de los tres puentes, deberéis seguir el curso del río cercanos a la orilla derecha. Juncos, robles, castaños, acebos, líquenes, helechos, vegetación autóctona de la que por desgracia no queda mucha por la zona.

O Barqueiro. O Vicedo. Río Sor
O Barqueiro. O Vicedo. Río Sor
O Barqueiro. O Vicedo. Río Sor

La repoblación de especies invasoras es un gran problema en Galicia. Las dificultades de acceso a algunos rincones del río han contribuído a la conservación de estas impresionantes riberas. De todas formas, el bosque autóctono sólo es un 10%, el matorral un 37% y la reforestación de eucalipto y pino ocupa un 49%. Este asunto es realmente preocupante, al menos en nuestra opinión, creemos que debería haber políticas que promoviesen y premiaran la conservación de nuestros bosques.

O Barqueiro. O Vicedo. Río Sor

Se debería fomentar la creación de otros métodos de subsistencia en estos pueblos para que sus gentes no tengan que recurrir a las plantaciones de especies foráneas para la venta de madera. Son muchos los recursos y la riqueza, tanto agrícola como turística, que deberían ponerse en valor para evitar la reforestación, el proceso de desertificación y disminución de la población en esta zona.

O Barqueiro. O Vicedo. Río Sor

En varias ocasiones y en diferentes países hemos comprobado que las zonas de reforestación y devastación de los bosques autóctonos suelen ser las más pobres. Es dinero fácil y rápido si, pero pobreza, en muchos aspectos, para el futuro.

O Barqueiro. O Vicedo. Río Sor

El Río Sor es un lugar perfecto para disfrutar de la naturaleza, fomentemos un turismo sostenible, responsable, sin masas, que ayude a mantener estas maravillas naturales.

En las marismas abundan las aves. Entre otras, podemos encontrar alcatraces, mirlos, pardelas, alcas, charranes, frailecillos o garzas reales.

Garza. O Barqueiro. O Vicedo. Río Sor

En los fondos pasamos de la arena al fango y del fango a fondos de preciosas piedras. El agua adquiere diferentes tonalidades, azul, marrón hasta el verde cristalino de la Ría. Aquí se genera una apacible bahía en la que se asentaron pueblos y leyendas desde tiempos muy antiguos.

O Barqueiro. O Vicedo. Río Sor

Qué ver en los alrededores del Río Sor

Bosques, aldeas, rías, arenales, cuevas, islas, acantilados, paseos por la costa, no se puede pedir más al entorno del río Sor. No perdáis detalle, descubriréis lugares increíbles.

O Barqueiro

La ría de O Barqueiro es una de las más pequeñas de Galicia, aunque también una de las más pintorescas y bonitas.

O Barqueiro

El nombre de este tradicional pueblecito de pescadores tiene su origen en los barqueros que ayudaban a cruzar de una orilla a otra a quien lo requiriese, conectando así las villas marineras de “O Barqueiro”, en la provincia de A Coruña y la de “O Vicedo”, en la provincia de Lugo. En 1901 se construyó un puente para los coches que ahora es peatonal. En la actualidad hay tres puentes, uno de peatones, otro para automóviles y uno más para el tren.

O Barqueiro. O Vicedo. Río Sor

O Barqueiro es un anfiteatro natural que forma la ría en su lado oeste. El pueblo y su embarcadero es muy tranquilo, ya que está protegido del fuerte mar y del viento por la ría. Su casitas de colores trepando por la ladera y sus barcos en el puerto de aguas tranquilas le dan un aire de cuento.

O Barqueiro
O Barqueiro
O Barqueiro. Un paseo por el río Sor

Praia de Arealonga. O Vicedo

Es una enorme y abrigada playa de arena blanca y fina desde la cual se ve toda la ría. Un arenal de 1300 metros de longitud rodeada de un hermoso bosque de pinos.

Playa de Arealonga. O Vicedo. Río Sor

Paseando por la playa llegamos a la desembocadura del río Sor y los tres puentes sobre el mismo.  

O Barqueiro. O Vicedo. Río Sor

Con marea baja podéis acceder a las cuevas que encontramos en esta playa, si la marea está alta podréis visitarlas en kayak.

Playa de Arealonga. O Vicedo.
Playa de Arealonga. O Vicedo
Playa de Arealonga. O Vicedo

Playa de Caolín

En esta zona había un antiguo lavadero de caolín. Ahora las instalaciones están abandonadas pero aún podemos ver restos de este material en ellas. Es una playa pequeña rodeada de cuevas y un bosque precioso de pinos. Vale la pena pasear por esta zona y bajar a las cuevas. Si la marea está baja podréis acceder desde la playa.

Playa de Caolín. O Vicedo
Alrededores la playa de de Caolín. O Vicedo
Alrededores de la playa de Caolín. O Vicedo
Playa de Caolín. O Vicedo

Pasear por las aldeas de la zona

Varias aldeas conservan intacta su forma original con muros de piedra y tejados de pizarra. Pasear entre calles, viendo sus hórreos, sus iglesias es respirar tranquilidad y naturaleza. Muchas casas se encuentran en estado de abandono. En Perder el Rumbo esperamos que se conserven ya que son una aunténtica maravilla.

O Barqueiro. O Vicedo. Río Sor
O Barqueiro. O Vicedo. Río Sor
O Barqueiro. O Vicedo. Río Sor

O Vicedo. Ruta por la costa

Esta ruta recorre una importante parte de la costa de O Vicedo y parte de la de Viveiro. El sendero comienza en el puerto de O Vicedo, pasa por la playa de Vidreiro, cerca del faro de Castro y llega hasta la playa de Caolín. Después de pasar por la playa de Xilloi, el sendero sigue un camino por la costa hasta llegar al punto más cercano para contemplar la Isla Coelleira.

Isla Coelleira

Después el sendero va alternando costa y montaña hasta llegar a la playa de Tixoso. El camino sigue la línea de la costa. Pasaréis por el mirador de San Román donde podréis observar toda la Ría de Viveiro y bajar hasta la playa de Arealonga donde termina la ruta.

Costa do Vicedo

Alojamiento en O Barqueiro y O Vicedo

Hay bastante variedad de alojamientos tanto en O Barqueiro como en O Vicedo. Si váis en verano os aconsejamos que reservéis con antelación, en otras épocas no tendréis mayor problema. Encontraréis desde hotelitos con encanto hasta casas rurales o apartamentos vacacionales.

Booking.com

Leyendas y curiosidades

Reinas asesinadas, bandidos de fama internacional, muchas son las leyendas y curiosidades que invaden estas tierras regadas por el Río Sor.

La leyenda de la Reina Hidelfrida

Cuenta la leyenda que en la Edad Media un rey suevo llamado Resismundo ordenó enterrar viva a su esposa, la reina Hidelfrida. La habían acusado de infiel y de despreciar a sus hijos, pero ella gritaba su inocencia y lloraba de dolor y de impotencia. Esto sucedió en la Sierra Da Faladoira, donde aún hoy en día se escuchan las quejas de la pobre Hidelfrida.

O Barqueiro. O Vicedo.

Toribio

En las Grañas nació el legendario Mamede Casanova, «O Toribio», uno de los «bandidos» más conocidos de comienzos del siglo XX. Cometió muchas fechorías entre ellas la de profanar el cementerio de las Grañas del Sor, robando en las tumbas de los muertos. Fue descubierto porque no se le ocurrió otra cosa que presentarse en una fiesta del pueblo con un traje nuevo que llevaba un rico difunto al ser enterrado unos días antes. LLevó una vida temeraria de delitos, cárceles y fugas. Se hizo famoso, fue protagonista de novelas, cuentos y la historia de su vida se cantaba en las ferias. Valle Inclán se inspiró en Toribio de Mañon para escribir «Las galas del difunto».

Camelias

En la riberas del río Sor se encuentra la plantación de camelias más importante de Europa y la segunda del mundo. Se sitúa en la finca Torre de Lama, donde también podréis ver un precioso pazo del siglo XV.

El río Sor y su entorno os encantará, esperamos que lo disfrutéis tanto o más que nosotros. A ver si tenéis suerte y podéis contemplar esta maravilla de arcoiris que inundó de luz el mirador de Muronovo.

Arcoiris en el mirador de Muronovo

Perder el Rumbo. O Barqueiro. O Vicedo. Un paseo por el río Sor

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on twitter
Share on pinterest

4 comentarios en “O Barqueiro. O Vicedo. Un paseo por el Río Sor”

      1. Buen resumen del Barquero,pero es mucho más de lo que vemos.
        Son sus gentes, generosas ,hospitalarias,sencillas……
        Sólo hay dos cosas q molestan en este pueblo.,EL NORDESTE Y LAS COTILLAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perder el rumbo te informa que los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Francisco Arnoso Carregado como responsable de este blog. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que requerimos es para gestionar lo comentarios en este blog. Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Estos datos estarán almacenados en los servidores de dinahosting.com (proveedor del hosting de Perder el rumbo) situados en la Unión Europea.Ver política de privacidad de dinahosting. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a info@perderelrumbo.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en nuestra política de privacidad.