Castro de Baroña. Cultura castrexa en el paraíso

Vista aérea del Castro de Baroña donde se ve la península donde se sitúa y el istmo. Castro de Baroña. Cultura castrexa en el paraíso. Perder el Rumbo

El Castro de Baroña, situado en Porto do Son, A Coruña, es uno de los lugares más emblemáticos de la arqueología de la Edad de Hierro en Galicia y en el mundo. Es uno de los castros más populares y más visitados de la comunidad. Su emplazamiento es único, un auténtico tesoro en un lugar paradisíaco. No te pierdas este lugar, es realmente impresionante.

Castro de Baroña. Cronología y situación

El Castro de Baroña es el asentamiento marítimo más grande y mejor conservado de Galicia. En 1933 fue declarado Patrimonio Artístico Cultural. Está situado en una pequeña península rocosa que lo hace, si cabe, más espectacular.

Punta do Castro
Castro de Baroña

Nos situamos en el final de la Edad de Bronce y en el comienzo de la Edad de Hierro, en el primer milenio antes de Cristo. Entre el siglo V y IV a. de C. nace la Cultura Castrexa. En el Noroeste de la Península Ibérica encontramos asentamientos con características geográficas, arquitectónicas y materiales que nos muestran un cambio en la forma de vida de sus habitantes. La Cultura Castrexa pervivirá hasta finales del siglo I d. de C. cuando impera el mundo Galaico-Romano.

Historia del Castro de Baroña

El yacimiento del Castro de Baroña está situado en Punta do Castro. El entorno es realmente impresionante, rodeado de mar y playas, desde luego sus habitantes disfrutaban de un paraje sin igual, pero no era un lugar que reuniese las condiciones idóneas para vivir. Entonces, ¿por qué situaron el castro en esta península?

Castro de Baroña

Encontramos varias hipótesis sobre este tema. Con el cambio de era aumentaron las lluvias y la masa arbórea. Esto contribuyó a que se situasen muchos castros en las zonas libres de vegetación, como las cumbres de los montes o en los salientes de la costa. Además, es posible que sus habitantes se dedicasen al comercio y escogiesen este istmo por su situación estratégica.

Castro de Baroña

Pero queda otra hipótesis que tampoco está descartada, ¿fueron quizás obligados y desterrados a ocupar esta tierra con escasos terrenos agrícolas, sin agua y muy castigada por los vientos y las tempestades? Normalmente todos los castros intentan conciliar su situación defensiva o estratégica con unas condiciones mínimas para una buena calidad de vida. En este caso no es así, todavía hoy se desconoce el motivo, quizás algún día podamos descubrirlo.

Lo que sí es seguro que el castro fue habitado durante el siglo I a. de C y finales del siglo I d. de C., tuvo una corta vida de unos 200 años.

Visita al Castro de Baroña. Partes del castro

El excepcional estado de conservación y su espectacular entorno nos transportarán a una época lejana. Imaginaros por un momento la vida en el Castro de Baroña, escuchad el mar y los niños correteando por la plaza al atardecer con la puesta de sol. De esta forma seguro que disfrutaréis de una visita inolvidable.

El conjunto está formado por construcciones de carácter defensivo, arquitectura doméstica y espacios urbanos libres. Cuando vayáis a visitarlo debéis tener en cuenta que Castro de Baroña está formado por seis partes fundamentales:

1- Primera muralla. La primera muralla tiene unos 35 metros de largo y unos 6 metros de ancho de media. Se sitúa en la entrada del istmo, que une la península con el continente, donde también encontramos un foso excavado en la roca de casi 58 metros de largo y unos 4 metros de profundidad. Para la construcción de la muralla se emparejaban dos muros de mampostería de un metro de ancho cada uno y se rellenaba el espacio entre ellos con arena y roca.

Castro de Baroña

Se cree que de los extremos de esta muralla salían otras dos que protegían toda la entrada del istmo. Se supone que el nivel del agua en aquella época era unos metros más bajo ya que actualmente el mar atraviesa el istmo en algunas ocasiones.

2- Acceso al primer conjunto de construcciones. Una segunda muralla, que solo se conserva en tramos, rodeaba todo el recinto de la península, incluso en las zonas de acantilado en las que, por su orografía, no era necesario defensivamente. La entrada está formada por escalones y pequeñas rampas a los que no podía acceder un carro.

3- Primer conjunto de construcciones o plataforma. Está formada por 12 casas de diferentes formas, ovaladas, redondas y de formas irregulares. Las casas eran circulares porque todavía no se enlazaban las piedras para formar las esquinas. Los techos se cubrían con ramas y barro. Se cree que existieron más casas que fueron destruidas por el mar.

Primer conjunto de construcciones
Castro de Baroña
Casas. Cultura Castrexa
Centro de interpretación del Castro de Baroña

4- Entrada a la segunda plataforma. Se encontraron en este recinto restos de fundición que nos indican que debió existir una forja de herrero o metalurgia, al igual que en la entrada de la plataforma anterior. Estas construcciones no tenían techo y estaban situadas extramuros y apartadas de las casas ya que eran peligrosas para la salud y podían provocar incendios.

El siguiente sector de construcciones está separado por una muralla, que seguramente servía para contener el terreno. El acceso tiene unas escaleras que es la mejor conservada de los castros gallegos.

5- Segundo conjunto de construcciones. Aquí se pueden observar varias edificaciones, algunas son viviendas y otras se cree que eran para el cuerpo de guardia. Entre las casas hay una espacio protegido por el viento que parece ser que se trataba de una plaza donde el pueblo disfrutaría de la vida social. De hecho, en este espacio se encontró un pendiente o arracada de oro de una niña que quizás perdió mientras jugaba con los otros niños del castro. Fue la primera de las únicas dos piezas de estas características que han aparecido en toda la Cultura Castrexa.

6- La «croa» o «acrópolis» Una formación rocosa en la parte más alta que investigadores como J.M. Luengo han considerado o insinuado que se puede tratar de un santuario.

Croa o acrópolis
Castro de Baroña

Economía castreña. Castro de Baroña

La economía castreña vivía fundamentalmente de los recursos de su entorno. En el castro de Baroña la principal fuente de alimento fue el mar. En él recolectaban mejillones, lapas, marisco y pescado. Se han encontrado útiles de pesca y restos de espinas y vértebras de pescados. También hubo actividad ganadera, por los restos aparecidos se cree que tenían cerdos, caballos, vacas y cabras. La agricultura se limitaba a pequeños cultivos de cereales en terrenos próximos y a la recogida de frutos. También cazaban pequeños animales y comían bellotas molidas. Se han encontrado muchos molinos redondos y naviformes.

Molino
Centro de interpretación del Castro de Baroña

Los habitantes del Castro de Baroña además de trabajar la piedra también realizaban otras actividades como la alfarería, la fundición y el trabajo de metales para la creación de herramientas y joyería o la elaboración de tejidos en telares.

Telares
Centro de interpretación del Castro de Baroña

Curiosidades del Castro de Baroña

1- Su cronología es la misma que otros castros del Noroeste, pero como diferencia, en el Castro de Baroña, no se ha encontrado ni un sólo fragmento de cerámicas finas romanas, de vidrios o de inscripciones.

2- Es todo un misterio por qué los habitantes del castro lo abandonaron. De todas formas, parece que lo hicieron de forma pacífica. Esta circunstancia podría explicar que no se hayan encontrado piezas valiosas ya que se las habrían llevado.

Descubrimiento y excavaciones

El castro se comenzó a investigar y a conocer en el ámbito arqueológico en el año 1933. Sebastián González-García Paz realizó las primeras excavaciones y los primeros hallazgos. Hasta 1969 no se vuelve a trabajar en la zona. En este año J.M. Luengo hace importantes descubrimientos. Las siguientes intervenciones fueron en 1980-1984, bajo la responsabilidad de F. Calo Lourido y Teresa Soeiro.

Maqueta
Centro de interpretación del Castro de Baroña

Leyendas y mitos del Castro de Baroña

Los castros siempre están rodeados de mitos y leyendas. Tesoros escondidos, guardianes petrificados, dragones, el Castro de Baroña encierra muchos misterios. Sólo hay que observar sus piedras, dejar volar la imaginación y contemplar las figuras extrañas que forman.

Castro de Baroña
¿Véis una cara?
¿Quizás un guardián?

Playa Castro de Baroña

La playa de Arealonga o playa de Baroña, muy cerca del castro, adorna el lugar. Tiene unos 350 metros de longitud. Es una playa nudista, todo un símbolo en la historia del Naturismo. Está incluida en la Red Natura 2000. Si queréis más información sobre ella y otras playas de los alrededores podéis consultar nuestro artículo 10 bonitas playas de Porto do Son.

Playa de Arealonga
Castro de Baroña

Cómo llegar al Castro de Baroña

El Castro de Baroña se encuentra en el municipio de Porto do Son en A Coruña. El único acceso a la zona es la carretera AC-550 que bordea prácticamente toda la costa de Porto do Son. Llegaréis a una zona donde veréis un bar, un parking y una caseta de información. Para llegar al Castro de Baroña hay que realizar un agradable paseo de unos 10 minutos desde la zona de aparcamiento. La distancia es de unos 500 metros, una caminata muy llevadera y con unas espectaculares vistas.

Ruta Castro de Baroña

Hay una ruta circular de unos 7 km que podéis realizar si queréis conocer caminando un poquito más de esta zona. La ruta sigue la línea de costa, pasa por el castro y por los arenales de Arealonga y El Dique. Después se adentra un poco el el interior donde pasaréis por algunas aldeas o por la iglesia parroquial de San Pedro de Baroña.

¿Castro celta?

Los expertos no llegan a un acuerdo sobre si los celtas vivieron o no en el Castro de Baroña y en otros castros de Galicia. Parece que no hay evidencias de una invasión celta en Galicia, así que últimamente hay hipótesis que nos hablan de que los celtas serían originarios de esta tierra y que incluso algunas tribus celtas irlandesas provenían de pescadores gallegos. Otros dicen que llegaron muy pocos celtas y que en realidad lo que existió fue una mezcla de varias culturas y pueblos.

Sea como fuere los celtas llevan mucho años habitando en el imaginario del pueblo gallego y es inevitable pensar en ellos en este lugar increíble que es el Castro de Baroña.

Imagen nocturna del Castro de Baroña

Alojamiento cerca de Castro de Baroña

Glass cube. Outes. Un precioso lugar con todo lujo de detalles.

Atmos Hotel Boutique. Outes. Un hotel con piscina, un bonito diseño y preciosas vistas.

Casitas de Madera O Loureiro. Noia. Unas cabañas de madera con una cuidada decoración.

Casa do Torno. Noia. Una casa rural en un paraje natural muy bonito.

Casa do Fieiro. Miñortos. Una casa rural estupenda y con una espectacular panorámica de la zona.

Apartamentos Costa Xuño. Porto do Son. Apartamentos sencillos completamente equipados.

Portosín-Suites. Portosín. Acogedores apartamentos en el pueblo de Portosín.

Perder el Rumbo. El Castro de Baroña


👉 10 bonitas playas en Porto do Son

👉 Castro de Borneiro. Un lugar mágico en Cabana de Bergantiños

👉 Alojamientos originales en Galicia

👉 10 motivos para visitar la villa medieval de Noia

👉 Escapada romántica en Galicia

COMPARTE SI TE HA GUSTADO

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perder el rumbo te informa que los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Francisco Arnoso Carregado como responsable de este blog. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que requerimos es para gestionar lo comentarios en este blog. Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Estos datos estarán almacenados en los servidores de dinahosting.com (proveedor del hosting de Perder el rumbo) situados en la Unión Europea. Ver política de privacidad de dinahosting.  Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a info@perderelrumbo.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en nuestra política de privacidad.