Egeria, la primera viajera

Cara de Egeria en pintura de pincelada gruesa. La primera viajera.

«Bloguera» de viajes en el siglo IV

En el año 1884 Gian Francesco Gamurrini, un investigador italiano, ordenaba unos manuscritos de la Biblioteca della Confraternita dei Laici, en Arezzo. En un códice del siglo XI aparecían cosidas páginas que correspondían a diferentes manuscritos. Uno de ellos eran fragmentos de San Hilario de Poitiers; el otro era un relato de un viaje a Tierra Santa. Lo más curioso de este último es que estaba escrito en el siglo IV por una mujer que narraba en primera persona. Era un gran hallazgo, se trataba de Egeria, la primera viajera de la que se descubrían textos en los que relataba sus viajes.

Actualmente se considera como uno de los primeros antecedentes de la literatura de viajes. Los griegos también son precursores del género con sus periégesis. Se trata de descripciones en las que se recogen información sobre la historia, los pueblos, las costumbres o la mitología de los lugares que se visitan a lo largo de un recorrido geográfico.

¿Quién era Egeria?

Gian Francesco Gamurrini atribuyó aquel texto a Santa Silvia de Aquitania. No es hasta 1903 cuando finalmente se le atribuye a Egeria la autoría de Itinerarium. Fue en un estudio de Mario Ferotín publicado en la Revista de Cuestiones Históricas. La pista que sirvió para relacionar el manuscrito con Egeria estaba en otra carta escrita por Valerio, un abad de El Bierzo del siglo VII. En ella muestra su gran respeto por una mujer que había viajado de Gallaecia a Tierra Santa: «Hallamos más digna de admiración la constantísima práctica de la virtud en la debilidad de una mujer, cual lo refiere la notabilísima historia de la bienaventurada Egeria, más fuerte que todos los hombres del siglo».

Se trataba de unas anotaciones de viaje redactadas según el género medieval conocido como «peregrinatio o itinerarium». Estaban redactadas con forma de cartas que la mujer enviaba a unas «dominae et sorores» de su tierra de origen, Gallaecia. Desde un comienzo Gian Francesco apreció que faltaban al menos el comienzo y el final del relato.

Se ha especulado mucho sobre quien era Egeria, hasta generar un mito a su alrededor. Según Carlos Pascual «el malentendido arranca de una visión sesgada, y puede provenir de que quienes más se han ocupado del personaje, desde época temprana, sean religiosos; Valerio, un abad del Bierzo del siglo VII…, la llama sanctimonialis, y en un catálogo de la biblioteca de la abadía de Montecasino… se consigna ese volumen con los escritos de Hilario y de la abatissa«.

El hecho de que la autora escriba a unas dominae et sorores ha hecho que se la identificara con una monja. Según el autor del libro Egeria, la Dama Peregrina «la expresión reiteradamente empleada, dominae et sorores, no puede deducirse que se trate de monjas… Desde mucho antes de que naciera Egeria, la expresión soror, empleada coloquialmente, tenía una mera connotación de afecto, ni siquiera necesariamente de parentesco. La interpelación a unas dominae et sorores habría que traducirla, para ser fiel al espíritu de la letra, como «respetables amigas», o incluso «queridas amigas» No es una monja, ni mucho menos, la que escribe

Se cree que era una mujer con una buena posición social, incluso algunos opinan que podría ser pariente del Emperador Teodosio, pero no hay pruebas sólidas para afirmarlo. Su alta posición social explica que pudiese viajar sola, aunque rodeada de muchos sirvientes. Los obispos o clérigos de los lugares que visitaba salían a recibirla y le ponían escolta militar en los lugares peligrosos. Su recorrido abarcó casi la totalidad del Imperio Romano y pretendía visitar todos los Santos Lugares que Santa Helena de Constantinopla había recuperado para el cristianismo.

Egeria fue la primera viajera en relatar sus viajes pero no fue la primera aristócrata hispana en llevar a cabo uno de aquellos viajes. Otra noble de origen hispano, Melania, emprendió un viaje unos años antes que Egeria en compañía de Rufino de Aquileya para visitar a los anacoretas del desierto de Egipto. Después de Egeria y Melania su ejemplo fue seguido por otras mujeres. Poemenia fue una de ellas, visitó Egipto y Palestina.

Egeria realizó su viaje entre los años 381-384. En el 384 emprende su regreso a Gallaecia. El relato empieza con la ascensión al Sinai y termina cuando está de regreso en Constantinopla; recordemos que faltan el inicio y el final de sus escritos. Se cree que Egeria habría seguido la Vía Domitia, atravesando Aquitania y cruzando el Ródano, y después habría llegado por mar a Constantinopla. De allí a Jerusalén a donde llega en el 381 atravesando las montañas del Tauro. Se establece en Jerusalén tres años, hasta el año 384.

Durante esa etapa realiza escapadas de meses en ruta por el Sinai o el Monte de Dios, entre otros. Un viaje de más de 5.000 kilómetros y el relato de viajes más antiguo del que tenemos noticia escrito por una mujer en España.

Era una mujer muy culta que viajaba con muchos libros, alguno de ellos en griego. Como bien relata Carlos Pascual: «ella misma confiesa la curiosidad le hace viajar con los ojos bien abiertos, quiere verlo todo, pide explicaciones de todo lo que ve, e insiste en que la lleven a ver otras cosas, si no quedan muy lejos. Pero no es una «turista» bobalicona, ni la ciega el fervor religioso

Egeria era una mujer crítica, incluso irónica, y se tomaba los viajes como un aprendizaje de vida. Un ejemplo sobre su carácter crítico se refleja cuando el Obispo de Segor le muestra el lugar donde la mujer de Lot se había convertido en estatua de sal. Egeria lo relata así en sus cartas: “Pero creedme, cuando nosotros inspeccionamos el paraje no vimos la estatua de sal por ninguna parte, para qué vamos a engañarnos”.

Ya conocéis a la primera viajera de la que conservamos su relato. Era gallega, si, del Bierzo, que en aquel momento era parte de Gallaecia. Si queréis indagar más sobre esta aventurera aquí os dejamos en enlace con el libro de Carlos Pascual: Egeria, La Dama Peregrina. Que disfrutéis la lectura !

⭐️Perder el Rumbo. Egeria: la primera viajera.

Viaje de Egeria: El primer relato de una viajera hispana. Carlos Pascual. Tapa blanda

 

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on twitter
Share on pinterest
Islas Cham_Vietnam_perder_el_rumbo_Boda_vietnamita_nidos_de_golondrina

Islas Cham

Las islas Cham son uno de los mayores tesoros naturales de Vietnam. Su alto valor medioambiental hizo que en el año 2009 fueran declaradas…

Leer Más >>

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perder el rumbo te informa que los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Francisco Arnoso Carregado como responsable de este blog. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que requerimos es para gestionar lo comentarios en este blog. Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Estos datos estarán almacenados en los servidores de dinahosting.com (proveedor del hosting de Perder el rumbo) situados en la Unión Europea.Ver política de privacidad de dinahosting. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a info@perderelrumbo.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en nuestra política de privacidad.