Ibones de Anayet. Pura magia natural en Huesca

Ibones de Ayanet vistos del una de sus orillas. Al fondo el pico de Anayet reflejado en el agua.

Los ibones de Anayet son otra de las visitas imprescindibles del Pirineo Aragonés. Están ubicados al final de el Valle de Tena, a escasos 5 min de Formigal. Es una excursión sencilla, sin dificultades técnicas pero no deja de ser una ruta de montaña con un tramo final de bastante desnivel. Es recomendable estar un poco en forma para realizarla.

El ibón se encuentran en la base del pico Anayet de 2.545 m de altura, desde donde podremos observar también el majestuoso Pic du Midi d’Ossau de 2884 m en Francia. Un lugar increíble, os invitamos a descubrirlo con nosotros.

Ibones de Anayet

Opciones de Ruta

La ruta de los ibones de Anayet puede realizar de dos maneras:

1- Desde el parking de Portalet (10 km. 3 h ida 40 min, ida y vuelta)

Esta opción de ruta aprovecha las pistas de esquí de la de la estación y accede a los Ibones por la GR-11, tramo que también comparte con la segunda opción.

2- Desde el parking Corral de las Mulas ( 11,5 Km y 4 h min, ida y vuelta)

Esta opción fue la que nosotros realizamos y la que os explicaremos en este artículo. Se inicia desde el Corral de la Mulas ( un pequeño aparcamiento en la carretera general A-136) y atraviesa la estación de esquí de Formigal-Anayet accediendo a los Ibones por el barranco de las Culivillas. Todo el recorrido que realizaremos forma parte de la ruta transpirenaica GR-11.

¿Cómo llegar a los Ibones de Anayet?



Para llegar al Corral de las mulas, tendremos que dirigirnos al Formigal, urbanización perteneciente al municipio de Sallent de Gállego, en el Alto Gállego, provincia de Huesca, Aragón. El primer punto de acceso hasta aquí es el pueblo de Biescas, donde tomamos la carretera A-136 dirección Panticosa, Sallent, Francia.

La vía atraviesa el Valle de Tena bordeando los embalses de Búbal y de Lanuza. Una vez pasados los embalses y el pueblo de Sallent de Gállegos, llegamos a la urbanización de Formigal. Desde aquí, a unos 9 min en coche en dirección Francia, nos encontramos a mano izquierda el parking Corral de la Mulas, donde estacionamos el coche para realizar la ruta.

Si estáis alojados en Formigal podéis acceder caminando por la carretera. Este tramo sumará 40 min más a la ruta.

Formigal pueblo donde nos alojamos para la ruta de losIbones de Anayet
Formigal

Ruta Ibones de Anayet desde Corral de las Mulas

Datos de interés para realizar la ruta Ibones de Anayet.

  • Municipio: Sallent de Gállego
  • Inicio de Ruta: Parking Corral de las Mulas
  • Tipo de ruta: lineal
  • Dificultad: baja
  • Distancia: 11,5 Km ida y vuelta
  • Desnivel: 600 m
  • Tiempo: 4 horas sin paradas

Dividiremos la ruta en 3 etapas:

  • Parking Corral de las Mulas – Estación de esquí Formigal-Anayet
  • Estación de esquí Formigal-Anayet – Barranco de Culivillas
  • Barranco de Culivillas – Ibones de Anayet

La ruta es ideal para disfrutar de las vistas que nos brinda esta zona del pirineo aragonés.

Parking Corral de las Mulas – Estación de esquí Formigal – Anayet 2 km

Los dos primeros kilómetros de esta ruta transcurren por una pista asfaltada que se dirige al parking de la estación de esquí de Formigal-Anayet. El acceso en verano a la estación está cerrado así que tendréis que realizar este tramo caminando.

La pista transcurre por verdes prados donde las vacas y caballos pastan tranquilamente. No hay bosques ni vegetación que nos pueda cubrir del sol, así que no os olvidéis del la gorra y de la protección solar.

Estacion de esqui de Formigal – Anayet

Una vez llegamos a la estación y pasado el parking, cogemos a la derecha un sendero que nos dirigirá al barranco de Culivillas, por donde desciende el agua del ibón más grande de Anayet. Las imponentes montañas de color rojizo vigilan nuestros pasos a medida que nos adentramos en el barranco.

Barranco de Culivillas

Estación de esquí Formigal-Anayet – Barranco de Culivillas

Este tramo es de especial belleza pues ascenderemos por este barranco con forma de V, siguiendo el transcurso del arroyo que nace en el propio Ibón. Estos arroyos son una maravilla ya que nos brindan la oportunidad de refrescarnos en los días más calurosos.

La primera parte de subida se realiza sin más complicación. A uno y otro lado del camino las paredes rocosas y acopios de piedra nos acompañan en la subida al collado.

Ascenso por el Barranco de Culivillas

A nuestras espaldas podemos ver el pico de los infiernos que se presenta imponente con su peculiar color debido al mármol que lo compone. La parte final de este tramo tiene bastante inclinación pero apenas es un kilómetro y medio de recorrido.

Barranco de Culivillas – Ibones de Anayet
Barranco de Culivillas – Ibones de Anayet

Barranco de Culivillas – Ibones de Anayet

Una vez ascendemos ya todo el tramo final y llegados al collado podemos divisar las verdes praderas que rodean al más grande Ibón de Anayet. El otro ibón de dimensiones más pequeñas se encuentra escondido tras una loma de los llanos de Anayet y sus aguas alimentan al río de la Canal Roya.

Ibones de Anayet
Pico Anayet – Ibones de Anayet

El ibón no tiene mucha profundidad y su forma es irregular. El ibón más grande se encuentra en la base del pico del mismo nombre. Aunque parezca una montaña . en realidad este pico es el resto de un volcán que tomó esta forma después de desplomarse pàrte de su cono. El ibón se encuentra en los restos de una caldera volcánica.

Pico Anayet – Ibones de Anayet

Ibones de Anayet

Os recomendamos dar una vuelta alrededor del ibón para poder disfrutar de las diferentes perspectivas que nos ofrece este sitio. Las montañas que rodean al ibón son de color rojizo, prueba de su pasado volcánico. El ibón y todo lo que lo rodea transmite calma y serenidad. Contemplar toda esta belleza y disfrutar de ellas es una experiencia maravillosa y sorprendente.

Después de recorrer sus borde, nos vamos hacia la cara norte donde nos deleitamos de las estupendas vistas de la Canal Roya y del inconfundible Pic du Midi d’Ossau, al fondo, también de origen volcánico.

Ibones de Anayet

Desde este punto, y si queréis alargar la ruta, podéis continuar hacia la cima del Anayet, pero debéis tener en cuenta que hay un paso bastante complicado y no apto para personas con vértigo. Este tramo se llama «el de las cadenas» ya que os tendréis que aferrar a ellas para sortear dicho paso. Mirad siempre las condiciones metereológicas, ya que si hay hielo o lluvia el sendero puede estar más resbaladizo y dificultar el ascenso.

Una vez finalizada esta sencilla y preciosa ruta toca regresar por el mismo camino. Si tenéis la oportunidad es una excursión muy recomendable que solo os llevará medio día.

¿Dónde alojarse para realizar la Ruta Ibones de Anayet?

Como os hemos contado en anteriores artículos, en cada ruta por la provincia de Huesca hay varias opciones de alojamientos. Elegir uno u otro dependerá del tiempo y lugares que queráis visitar. En este artículo Qué ver en Huesca provincia. 12 lugares imprescindibles teneis unos cuantos lugares imprescindibles para elegir.

La opción de alojamiento más cómoda y la más cercana para realizar la Ruta Ibones de Anayet es Formigal. Esta urbanización que tiene su temporada alta en invierno y en verano, abre todo el año y posee todo los sevicios necesarios para pasar unos días disfrutando de los alrededores.

Otra buena elección son los pueblo de Sallent de Gallegos y Panticosa. Ubicados a las orillas del embalse de Lanuza, Panticosa se encuentran a tan solo 20 min del punto de salida de la ruta y Sallent de Gállegos a tan solo 11 min. A principios de verano no suele haber problema de alojamientos pero en las temporadas altas es conveniente prevenir y reservar con antelación.

Un poco más grande y ubicado al principio del Valle de Tena se encuentra el pueblo de Biescas. De aquí al punto de partida de la ruta tan solo nos separan 25 min. Si en vuestros planes está descubrir la Ruta Cola de Caballo o la Ruta del Ibón de Bernatuara, Biescas comunica por la N-260 con Torla, punto de acceso al Valle de Bujaruelo y al Parque Nacional de Monte Perdido, inicio de las respectivas rutas que os mencionamos.

La comodidad de levantarse cerca de la rutas es un plus, aunque recorrer una hora de distancia en coche para realizar solamente una ruta es bastante asumible. Así que ya sabéis, con el mapa en la mano y los lugares que queréis visitar podréis planificar mejor las estancias y así aprovechar al máximo vuestro viaje. A veces por falta de disponibilidad, por cambio de clima o por otros motivos tendréis que improvisar sobre la marcha.

Os dejamos una lista con los hoteles más baratos de cada zona.

Alojamientos baratos en Formigal

Alojamientos baratos en Sallent de Gállegos

Alojamientos baratos en Panticosa

Alojamientos baratos en Biescas

Mapa

¿Qué ver cerca de los Ibones de Anayet?

Si decidís quedaros unos días en los alrededores de Formigal hay varias cosas que hacer y ver que os pueden interesar.

  • Ibón de Piedrafita. Este precioso ibón, se encuentra en el valle de Tena, en el municipio de Biescas. La ruta para llegar hasta él es una de las más sencillas ya que casi la totalidad del recorrido transcurre por una pista forestal cerrada al tráfico. El enclave del ibón con el colosal y abrupto pico de Peña Telera.
Ibón de Piedrafita
  • Ibón de los Baños. Este ibón del municipio de Panticosa es conocido por su Balneario y sus aguas curativas, que ya fueron reclamos de la sociedad burguesa en los siglos XVIII y XIX. El acceso a este ibón por una estrecha carretera zigzagueante es ya toda una experiencia. Existe un recorrido circular por el río Caldarés con numerosas cascadas. También podréis disfrutar del Mirador de la Reina del Ibón de Baños, del Balneario de Panticosa y de todo el precioso entorno del valle.
Ibón de Los Baños – Panticos
  • Las inmediaciones del los embalses de Búbal y de Lanuza. Otra buena opción después de hacer la ruta de los Ibones de Anayet. Estos embalses, rodeados de verdes valles, son un lugar perfecto para perder el rumbo y descubrir sus pueblos como el de Lanuza, Panticosa, Hoz de Jaca, ideales para un paseo de media tarde. Como caso curioso, destacar el pueblo de Lanuza que quedó anegado después de la construcción de la presa en en 1971. Las aguas no cubrieron todo el pueblo pero los habitantes tuvieron que abandonarlo, hasta que, a mediados de los 90, sus vecinos empezaron a reconstruir su iglesia. Después de esto, la reconstrucción siguió por las casas hasta conseguir el precioso lugar que podemos ver hoy día. Desde 1994 se celebra el festival Pirineo Sur en un escenario flotante sobre el lago.
Embalse de Lanuza
Pueblo de Lanuza

Perder el Rumbo. Ibones de Anayet

👉 Qué ver en Huesca provincia. Descubre sus increíbles paisajes

👉 5 impresionantes cascadas en Huesca

👉 Ibón de Plan desde Saravillo en coche

👉 20 alojamientos originales en España. Hoteles espectaculares

👉 Los mejores hoteles de Madrid centro

👉 Ruta de Cola de Caballo por la Senda de los Cazadores

COMPARTE SI TE HA GUSTADO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Perder el rumbo te informa que los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Francisco Arnoso Carregado como responsable de este blog. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que requerimos es para gestionar lo comentarios en este blog. Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Estos datos estarán almacenados en los servidores de dinahosting.com (proveedor del hosting de Perder el rumbo) situados en la Unión Europea. Ver política de privacidad de dinahosting.  Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a info@perderelrumbo.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en nuestra política de privacidad.