Parque Nacional Peneda-Gêres, un paraíso de agua y vegetación

Parque Nacional Peneda-Gêres, un paraíso de agua y vegetación

Ya lo decía siniestro total: Menos mal que nos queda Portugal. Los gallegos somos un poquito Humphrey Bogart pero si hemos de tocarla otra vez nuestro destino no será París, nosotros preferimos Portugal. Es el país que más hemos visitado y, aún así, siempre nos sorprende. Portugal es tradición, es modernidad, es elegancia, es cultura, es arquitectura, es saber hacer, es naturaleza, es aldea, es urbe, es música, es playa, es montaña.

Tierra de saudade, de vinho verde, de francesinhas, frango, natas e bacalhau. Portugal invita a ficar nela. País del tudo bem e nada cansativo, donde si tienes suerte «Nasceste com o rabo virado para a lua» y donde si eres bueno en algo es por que llevas «Muitos anos a virar frangos». Naturaleza lusa y profusa, donde «Chove a potes» y donde lo que no tiene explicación son «Coisas do arco da velha”. Terra da fraternidade, onde o povo é quem mais ordena. Obrigado Portugal.

Sistelo. Parque Nacional Peneda-Gêres

Parque Nacional Peneda-Gêres

Portugal tiene tantos rincones especiales que sería muy difícil quedarse con alguno de ellos. Como primera parada hemos escogido un lugar muy cercano a nosotros, un parque donde se respira una mezcla perfecta entre lo salvaje y la civilización. Aunque en Portugal hay muchos espacios verdes, el Parque Nacional Peneda-Gêres es el único parque nacional del país. Está situado en el noroeste de Portugal, haciendo frontera con Galicia, lindando con el Parque Natural de Baixa Limia y Serra do Xurés. El conjunto de toda esta área protegida forma la Reserva de la Biosfera Transfonteriza Gerès-Xurés.

Parque Nacional Peneda-Gêres

El Parque Nacional se creó en 1971 con el objetivo de preservar sus recursos naturales. Cuenta con un área de 702,9 km cuadrados en los que conviven terrenos públicos, privados y comunales. Nuestra recomendación es que lo disfrutéis al menos tres o cuatro días, hay mucho qué ver y que hacer en este rincón del mundo. Abarca los municipios de Melgaço, Arcos de Valvedez, Ponte da Barca, Terras de Bouro y Montealegre. Lo recorre una cadena de montañas: Laboreiro, Peneda, Soajo, Amarela, Gêres y Pisco. Nevosa y Sobreiro son los dos picos más altos llegando a los 1500 metros de altitud. Las montañas del parque se formaron hace entre 380 y 280 millones.

Parque Nacional Peneda-Gêres

Los lugares de interés están cercanos entre ellos en kilómetros, pero no en tiempo. El Geres está repleto de curvas y los trayectos de 15 km nos llevarán un buen rato. Además no dejaréis de quedaros atónitos con la belleza de la naturaleza que estáis contemplando.

Albufeira da Caniçada. Gêres

En el Parque Nacional de Peneda-Gêres se conservan tradiciones ancestrales, la sensación de la integración del hombre y la naturaleza es total. Los primeros indicios de presencia humana datan de entre el 4000 y el 3000 a.C. Hasta el siglo XX los habitantes de las montañas de la Serra de Peneda y Montes de Laboreiro vivían en dos pueblos diferentes, uno en invierno y otro el resto del año. Con el frío bajaban a los valles (inverneira) y con el estío subían a las montañas (branda). Actualmente se ha perdido esta costumbre gracias a los nuevos medios de transporte que les permiten evitar el aislamiento y a las nuevas construcciones que han mejorardo sus condiciones de vida.

Parque Nacional Peneda-Gêres

Cómo llegar al Parque Nacional de Peneda-Gêres

El parque tiene varios accesos por carretera. Los más utilizados son el de Portela do Homem, que linda con Ourense, y el de Rio Caldo, en la Albufeira da Caniçada junto al río Cávado.

Qué ver y qué hacer el en Parque Nacional de Peneda-Gêres

En el Parque Nacional de Peneda-Gerês encontraremos gran cantidad de restos arqueológicos, impresionantes embalses, ríos, cascadas, pozas de aguas cristalinas, gargartas rocosas, termas, miles de rutas y una fauna y una flora sin igual. Podremos disfrutar realizando muchas actividades al aire libre como senderismo, barranquismo, escalada, piragüismo, kayak e incluso snorkel.

Parque Nacional Peneda-Gêres

Calzadas y puentes romanos, castillos medievales, dólmenes, monasterios, ermitas, piedras milenarias cubiertas por líquenes os están esperando. En el Gêres hay más de cien villas de piedra que se mantienen prácticamente intactas desde el siglo XVII. Realmente el conjunto es un tesoro que debemos preservar. Visitarlo es un plan perfecto para desconectar, para respirar aire puro, para contemplar la naturaleza y disfrutar de todo lo que nos ofrece.

Lugares imprescindibles del Parque Nacional de Peneda-Gêres

Castro Laboreiro

En el extremo noroeste del Parque Nacional se encuentra la parroquia de Castro Laboreiro, que debe su nombre a una raza endémica de perro pastor. Es la más montañosa del municipio de Melgaço con una altitud media de 1200 metros. Es uno de los pueblos más emblemáticos de la región ya que ha llegado casi intacto a nuestra época como consecuencia del aislamiento sufrido durante mucho tiempo. Cuenta con una necrópolis megalítica compuesta por docenas de monumentos que datan del cuarto al quinto milenio a. de C.

Coronando la aldea se eleva el castillo medieval de Castro Laboreiro que conserva sus murallas y sus puertas. La más popular es la que da entrada al castillo llamada «Porta do Sapo». Desde la cima podemos contemplar la belleza del paisaje en todo su esplendor. Montañas, árboles y cascadas rodean la fortaleza que reina a 1033 metros sobre el nivel del mar. En 1944 se declaró Monumento Nacional. Fue fundado en el año 955 por São Rosendo, gobernador del valle del río Lima. En 1715 fue abandonado.

Castillo de Castro Laboreiro. Gêres
Desde las alturas del Castillo de Castro Laboreiro

Al lado del castillo se encuentra la roca más famosa de la Serra da Peneda por su forma de tortuga. Se distingue perfectamente su silueta. Aquí os dejamos una foto como muestra de ello.

Tortuga de piedra. Castro Laboreiro.

Puentes romanos, románicos y de estilo celta se suceden a lo largo del río Laboreiro que hace de frontera límite entre los municipios de Entrimo (Ourense, Galicia) y Melgaço (Distrito de Viana do Castelo). Nace en la sierra de Laboreiro y atraviesa sus valles dotándolos de una vegetación sin igual.

Parque Nacional Peneda-Gêres

En el pueblo destaca la Iglesia Matriz de Castro Laboreiro o Iglesia de Santa Maria da Visitação. Es un pequeño templo con base prerrománica pero que sufrió muchos cambios a lo largo de los siglos.

Alojamiento en Castro Laboreiro

Hay varios hoteles, casas rurales y restaurantes. Hemos querido destacar esta aldea por su belleza y porque fue una de nuestras bases de exploración del Gêres. Nos alojamos en Miradouro do Castelo. Fue el primer restaurante de Castro Laboreiro fundado en 1989. Es una referencia en la gastronomía de la región, la comida es excelente. No os perdáis el bacalhau o el cabrito al horno. Las habitaciones están reformadas hace poco tiempo y son muy acogedoras, además cuenta con unas vistas estupendas al castillo y al frondoso valle.

Justo enfrente está el Restaurante Do Hotel Miracastro. Cenamos dos noches allí y la comida es también realmente buena. Los postres increíbles.

Pitões das Junias.

Es una aldea del Gêres donde todavía es posible observar las típicas Choupanas, casas de piedra cubiertas con un tejado de paja. Su origen está relacionado con la construcción del Monasterio de Santa María das Junias que data entre los siglos IX y XI. Pitões das Junias se ubica a 1100 metros de altitud en la comarca de Barroso.

Pitões das Junias. Parque Nacional Peneda-Gêres

Está rodeada de un paisaje de grandes rocas graníticas, con formaciones realmente espectaculares. A lo lejos observamos el embalse de Paradela, especialmente hermoso al atardecer, cuando el sol se pone. La aldea está rodeada de caminos de robles que podemos seguir para visitar las montañas rocosas, la famosa cascada o Santa María das Junias.

Pitões das Junias. Parque Nacional Peneda-Gêres

El monasterio está en ruinas, al lado del río Campesinho, pero todavía se pueden apreciar arcos de medio punto, almacenes y su iglesia que está restaurada.

A Mata da Albergaria

Es una de los bosques más tupidos y hermosos de Portugal constituido por numerosas especies arbóreas entre las que predominan robles seculares. El agua fluye por doquier, ríos, pozas, cascadas riegan el camino. La fauna y la flora es abundante lo que hace que sea una zona especialmente protegida.

A Mata da Albergaria. Parque Nacional Peneda-Gêres
A Mata da Albergaria. Parque Nacional Peneda-Gêres
A Mata da Albergaria. Parque Nacional Peneda-Gêres

Custodia un tramo de Via Romana, Geira. Además cuenta con ruinas de sus puentes y con un importante conjunto piedras indicativas o miliarios. En muchas de ellas todavía podemos leer algunas inscripciones.

Miliario. A Mata da Albergaria

La riqueza y la variedad de este bosque hacen que el Consejo de Europa lo hay calificado como una de las Reservas Biogenéticas del Continente Europeo. El frágil equilibrio de su ecosistema se mantuvo gracias a la escasa presencia del hombre hasta hace unos años. Es uno de los bosques más espectaculares que hemos visto, es realmente un regalo pasear por él y poder disfrutar de su encanto.

En los últimos años el peso humano se ha vuelto excesivo, sobre todo en los meses de verano. Para recorrerla hay que cumplir una serie de normas. No siempre se puede utilizar un vehículo motorizado, en ocasiones limitan el acceso y la velocidad máxima de circulación es de 40 km/hora. En un tramo de varios km de la carretera que la atraviesa desde Portela do Homem está prohibido detenerse con el vehículo.

A Mata da Albergaría está bañada por el río Homem. Podemos encontrar pozas paradisíacas de aguas que no podrían ser más cristalinas. Entre Lobios y las Terras de Bouro, a ambos lados de la frontera que separa España de Portugal, el agua reina a sus anchas por los antiguos y legendarios bosques. Es un auténtico espectáculo natural que no os debéis perder.

A Mata da Albergaria. Parque Nacional Peneda-Gêres

Lindoso y su castillo

Nos encontramos en el municipio de Ponte da Barca, a escasos kilómetros de Lobios, Ourense. Su carácter limítrofe fue el que le otorgó su nombre que deriva del latín “Limitosum” . El castillo fue construído en el siglo XIII y es Monumento Nacional desde 1910. Su ubicación estratégica sirvió para defenderse en las batallas, que no fueron pocas, entre los dos lados de la frontera. También cobró vital importancia durante el período de conflictos militares con Castilla. Desde la Torre del Homenaje, que se eleva a 15 metros de altura la vigilancia de las tierras circundantes estaba asegurada. El castillo de Lindoso cuenta con un museo de exposiciones permanentes.

Castillo de Lindoso. Parque Nacional Peneda-Gêres

Al lado de la fortaleza se encuentran 62 espigueiros de piedra, formando la mayor concentración de hórreos de toda Europa.

Espigueiros de Lindoso. Parque Nacional Peneda-Gêres

Albufeira da Caniçada.

Cuenta con una extensión de 15 km sobre el río Cavado y el río Caldo. Su fin principal es la producción de energía eléctrica. Desde cualquier punto de vista el paisaje es realmente magnético y estimulante. El río está repleto de calas de arena blanca, de barquitas, un paraje verde y azul, lleno de vida.

Albufeira da Caniçada. Parque Nacional Peneda-Gêres
Albufeira da Caniçada. Parque Nacional Peneda-Gêres

Está considerada como el centro de los deportes acuáticos del Parque Nacional de Peneda-Gêres. Podréis alquilar kayaks, barcas a pedales e incluso lanchas motoras para recorrer este paraje. También se puede hacer wakeboard, entre otras actividades.

Albufeira da Caniçada. Parque Nacional Peneda-Gêres

En el lugar encontramos el santuario de San Bento da Porta Aberta, lugar de peregrinación en Portugal. Es una de los más importantes después de Fátima.

Al fondo San Bento da Porta aberta.

Geira-Vía Romana XVIII

También se conoce con el nombre de itinerario de Antonino o Vía Nova. Es parte de la ruta romana que comunicaba Braga con Astorga. Esta calzada romana atraviesa bosques de roble y acebos. En su recorrido se descubrirán miliarios, puentes y otros elementos de la cultura romana. Fue construída en el siglo I d. C. y permitió, entre otras cosas, una mayor mobilidad de los ejércitos y una mejora la actividad minera.

Vilarinho das Furnas

Está ubicada en los márgenes del río Homem. Es una antigua aldea que fue sepultada bajo las aguas de un espectacular embalse en 1972. Cuando el nivel de agua desciende en la estación seca es posible observar los restos de Vilarinho das Furnas. Normalmente es en Octubre cuando se puede observar el pueblo. Nosotros lo visitamos en Agosto y solo sobresalían las columnas que podéis ver en las fotos.

Vilarinho das Furnas. Parque Nacional Peneda-Gêres
Vilarinho das Furnas. Parque Nacional Peneda-Gêres

De todas formas, la visita merece la pena, el lugar es precioso y hay playas paradisíacas de arena blanca. Tendréis que pagar 1.50 que va para los antiguos habitantes de este pueblo sumergido bajo las aguas.

Vilarinho das Furnas. Parque Nacional Peneda-Gêres

También se puede visitar el museo etnográfico que construyó el municipio de Terras de Bouro en 1981 para conservar la historia de aldea.

Vilarinho das Furnas. Parque Nacional Peneda-Gêres

Vila do Gêres

Es una aldea del Parque famosa por sus termas y su balneario. Los baños termales fueron ya explotados y disfrutados por los romanos, aunque el primer balneario no se construyó hasta el siglo XVII. Hay un parque espectacular en el pueblo, os dejamos unas fotos para que podáis descubrir su belleza.

La naturaleza se torna más boscosa en sus alrededores sin que falten arroyos y pozas de aguas transparentes. Hay varios senderos y rutas en esta zona donde podemos ver la paradisíaca cascada do Arado o la cascada deTahiti.

Parque Nacional Peneda-Gêres
Parque Nacional Peneda-Gêres

Soajo

Soajo es una aldea que pertenece al municipio de Arcos de Vadevez. Es conocida por sus espigueiros (hórreos). Son los graneros más pintorescos de Portugal. Son 24 construcciones comunitarias de granito que se usan para conservar el maíz y protegerlo de los roedores. El más antiguo construido en 1782. Hay varias rutas en este punto que ofrecen estupendas vistas panorámicas de la zona. Destacan Trilho do Ramil, Caminho do Fé y Caminho do Pho.

Espigueiros de Soajo. Parque Nacional Peneda-Gêres
Espigueiros de Soajo. Parque Nacional Peneda-Gêres

Sistelo

Al igual que Soajo se ubica en el municipio de Arcos de Valdevez. Sistelo es un pueblo diferente debido a sus terrazas. De hecho, algunos lo han bautizado como “el Tíbet portugués”. En 2017 fue la ganadora de las 7 maravillas en la categoría de Aldeas Rurales. El paisaje es espectacular, observamos las montañas, el valle que está bañado por un río, las terrazas de maíz, las casas de granito y el Castillo. La aldea categorizada como aldea-monumento es peatonal. Desde la plaza podréis comenzar varias rutas de senderismo.

Sistelo. Parque Nacional Peneda-Gêres
Terrazas de Sistelo. Parque Nacional Peneda-Gêres

En Sistelo podréis disfrutar de las casas típicas de piedra, de sus espigueiros, lavaderos o del puente romano que cruza el río en el valle.También podréis contemplar la iglesia o el Castillo de Sistelo, una edificación similar a los pazos gallegos propiedad del Vizconde de Sistelo a finales del siglo XIX.

Castillo de Sistelo. Parque Nacional Peneda-Gêres

Paisajes del Parque Nacional de Peneda-Gêres

No hay estación que se le resista al Parque Nacional de Peneda- Gères. En cada una de ellas luce más impactante. Los miles de colores del otoño, las flores en primavera, la nieve del invierno o sus pozas cristalinas con el calorcito del verano. Ecosistemas intactos, paisajes inolvidables donde se respira naturaleza y tranquilidad. Su vegetación es exuberante y contiene toda las gama de verdes existentes.

Parque Nacional Peneda-Gêres

Bosques de acebo, robles, madroños, hayas, loros, abedules, tejo o pino nos rodean. Los tono azul-violetas tiñen el parque cuando el lirio endémico del Gères florece. El magenta reina con la flor del brezo.

Entre las especies de matorral también destacan los tojos, el enebro, las ericáceas y el matorral higrófilo. La vegetación de pradera incluye más de 600 especies. Como curiosidad contaros que existen algunas especies de plantas carnívoras como el rocío del sol o la grasilla pálida.

Parque Nacional Peneda-Gêres

En las cimas de las montañas la vegetación es más escasa y las piedras milenarias se hacen más presentes.

Los arroyos, las pozas y las cascadas en las laderas de los montes son inherentes al paisaje. Varios ríos y embalses discurren por el Parque. El agua es omnipresente y cristalina. Pocas veces hemos visto ríos tan transparentes como en el Gêres, el agua es en sí misma un espectáculo.

Pozas del Río Caldo. Parque Nacional Peneda-Gêres

En el camino nos vamos encontrando aldeas aisladas sembradas por la montaña. La piedra de las casas convive armoniosamente con la naturaleza. Los pueblos de las tierras altas han construído bancales para aprovechar los escasos terrenos para las plantaciones. La mente vuelve a Indonesia, a Vietnam y a Bali en ocasiones. Terrazas en la falda de la montaña sostenidos con muros de piedra que facilitan el trabajo de campo en estas zonas tan inaccesibles.

Parque Nacional Peneda-Gêres

Fauna del Parque Nacional de Peneda-Gêres

Muchas especies están protegidas dentro del parque. Entre ellas el lobo ibérico y el águila real que casi se extinguieron a consecuencia de la caza. Abunda el jabalí, el corzo, el zorro, caballos garranos, la ardilla, el gato salvaje y la gineta.

El garrano, «Caballo Pequeño», es uno de los animales verdaderamente salvajes del planeta. Vive en manadas por todo el parque. A pesar de su pequeño tamaño , 145 cm y un peso máximo de 190 kg, ha sido utilizado por la población como medio de transporte en los terrenos más empinados. Durante la segunda guerra mundial fue empleado para trasladar minerales de las minas más remotas del norte de Portugal.

Parque Nacional Peneda-Gêres
Parque Nacional Peneda-Gêres

A finales del siglo XIX la última población de cabra montesa que ocupó la Serra do Gerês se extinguió en Portugal. Con el objetivo de reintroducir la especie en la Serra do Xurês, en 1997, se colocaron en un corral de aclimatación varias cabras montesas de Gredos. Ahora viven algunas de ellas en Serra Amarela y Serra do Gerês como consecuecia de las fugas y liberaciones de estos animales.

Los osos también desaparecieron de la zona en el siglo XIX. La especie fue una de las principales de la fauna silvestre portuguesa hasta el final de la Edad Media. En los últimos años ha habido algún avistamiento aislado, lo que oficialmente se denomina como “ejemplar en dispersión”, pero no viven en la zona.

Entre las aves encontramos la perdiz roja, el ratonero común, el búho real, el halcón o el milano real. Abundan las víboras, las salamandras, las ranas, los lagartos y las culebras de agua.

Parque Nacional Peneda-Gêres

Clima en el Parque Nacional de Peneda-Gêres

El clima cambia de la montaña al valle. Las tierras altas tienen una temperara media anual de unos 11°C, con alternancias suaves entre los 3 y los 15 grados. Los valles son más templados. El verano es caluroso aunque no se alcanzan temperaturas muy altas. La media anual no supera los 15 grados. Julio es el mes más cálido con una media de 21 grados y Enero es el mes más frío con una temperatura media de 7 grados. Las precipitaciones en la zonas altas (130 días de lluvia al año) también son más elevadas que en los valles (100 días de lluvia al año).

Invierno en el Parque Nacional Peneda-Gêres
Verano en el Parque Nacional Peneda-Gêres

Gastronomía

Tenemos que empezar diciendo que dejéis la dieta para otro momento. Se acabaron las ensaladas, es hora de comer cabrito, trucha, estofados o bacalao. El Parque Nacional abarca un amplio territorio así que nos encontramos muchas y variadas especialidades gastronómicas. Cocido a la portuguesa, vitela, papas de Sarrabulho, pan de maíz o queso cachena. Se me está haciendo la boca agua y eso que aún no hemos empezando con los postres. Vamos a dejarlo, mejor que vayáis por allí y lo descubráis vosotros mismos. Y no os olvidéos de regarlo todo con un buen vino portugués.

Donde dormir en el Gêres

Nosotros nos quedamos en varios lugares del Parque, en Castro Laboreiro, como os comentamos antes, en la Albufeira de la Caniçada y en Vila do Gêres. La oferta en muy amplia, desde hoteles, casas rurales o bungalows en plena naturaleza. Lo mejor es que primero organicéis un poco la ruta que váis a hacer y después busquéis el alojamiento. Recordad que las distancias parecen cortas, pero no lo son. Las curvas son abundantes y os llevará tiempo recorrer los caminos. Podéis consultar en google maps que os informará del tiempo que os llevará recorrerlos. No os preocupéis por esto, son tan bonitos los parajes por los que conduciréis que el trayecto será una de las partes inolvidables del viaje.

Booking.com
Embalse de Paradela. Gêres

Consejos

  • Es imposible verlo todo a no ser que vayáis muchos días. Lo mejor es elegir algunos lugares y disfrútarlos a tope haciendo alguna ruta tranquilamente y disfrutando de la naturaleza.
  • No todo está escrito, si os dejáis llevar en cualquier rincón encontraréis maravillas. Perder el Rumbo pero siempre con mucha precaución, algunos acceso a las pozas y a otros lugares tienen su dificultad.

👉 Mejores hoteles. Gêres

👉 Senderismo acuático. Gêres

👉 Barranquismo. Gêres

👉 Kayak. Gêres

👉 Más actividades. Gêres

Mapa de los sitios imprescindibles del Parque Nacional da Peneda Gerês, Portugal

Aquí os dejamos un mapa de las sitios más significativos del Gerês para que podáis organizar vuestro viaje.

Pixi, [11.09.20 09:21]

Perder el Rumbo. Gêres. Portugal

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perder el rumbo te informa que los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Francisco Arnoso Carregado como responsable de este blog. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que requerimos es para gestionar lo comentarios en este blog. Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Estos datos estarán almacenados en los servidores de dinahosting.com (proveedor del hosting de Perder el rumbo) situados en la Unión Europea.Ver política de privacidad de dinahosting. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a info@perderelrumbo.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en nuestra política de privacidad.