Montefurado. El impresionante túnel romano de Quiroga

Túnel de Montefurado. El impresionante túnel romano de Lugo. Perder el Rumbo

Cuando se habla de los grandes hitos del imperio romano en Galicia es imprescindible nombrar Montefurado, donde podemos contemplar una de sus impresionantes obras de ingeniería. Se trata de un espectacular túnel en el río Sil, en Quiroga, Lugo, conocido también como Boca do Monte. A primera vista parece un increíble elemento natural, pero no lo es.

Miles de hombres trabajaron en él para producir cerca de 5500 kilos de oro anuales, que en su mayoría eran enviados a Roma. Una colosal hazaña que podría estar en peligro, ya que sus 19 siglos de vida y la fuerza de las crecidas del río Sil amenazan su permanencia. No os perdáis el túnel romano de Montefurado, una de las maravillas de la historia de Lugo y de Galicia.

El Túnel romano de Montefurado

Todo el entorno de Montefurado, también Quiroga y Ribas de Sil nos relatan la importancia que tuvo la extracción del oro en la época del Imperio Romano. El túnel de Montefurado se construyó en el siglo II por orden del emperador Trajano, los romanos horadaron la montaña para cambiar el curso del río y así extraer el dorado metal que traía el río Sil. Fue el mayor lavadero de oro construido por Roma en este territorio repleto de riqueza.

Túnel romano de Montefurado

Las arcas del Imperio se llenaron con unas 190 toneladas de oro que llegaron a Roma desde Lugo. Su ingenio y destreza cambiaba el curso de los ríos y buscaba las mejores alternativas para hacerse con el valioso Aurum. Los ingenieros construyeron un atajo al meandro, para secarlo temporalmente, controlando el caudal del Sil y recoger de forma más sencilla los sedimentos cargados de oro. En la siguiente fotografía se puede apreciar perfectamente la curva sinuosa del meandro por donde transcurría el curso del río.

Meandro de Montefurado. Quiroga

Este túnel romano, situado en Pena do Corvo, tenía en origen unos 120 metros de longitud y unos 20 metros de ancho. Bajo el agua la perforación tiene una profundidad superior a los 12 metros. Esto facilitaba a los romanos la posibilidad de taponar este agujero en forma de V cuando querían que el agua volviese a su curso natural.

En 1934 una riada destruyó una parte dejando la entrada tapiada. Las tierras de los alrededores, por donde originalmente pasaba el curso del río Sil, se habían convertido en una tierra muy fértil para los labradores. El suceso tuvo un gran impacto en la zona, ya que los campos quedaron anegados y convertidos en pantanos y grandes charcas que en la actualidad son un paraíso para la fauna. En 1941 se volvió a abrir el túnel que en la actualidad tiene una longitud de unos 52 metros.

Montefurado. El impresionante túnel romano de Quiroga

Según la tradición oral en la cima del túnel romano de Montefurado reinaba una fortaleza, conocida como el castillo de la Pena do Corvo. El derrumbamiento de 1934 provocó la desaparición de los restos arqueológicos del castillo.

Se pueden encontrar varios documentos gráficos, un grabado realizado por el artista José Cappa que fue publicado en la revista La Ilustración Española y Americana en 1888, otro grabado del siglo XIX, obra del pintor Daniel Urrabieta Vierge y un último grabado, que acompaña un artículo literario sobre Montefurado, firmado por el periodista compostelano José Rúa Figueroa publicado en mayo de 1851 por el Semanario Pintoresco Español.

Grabado de Daniel Urrabieta Vierge

Este castillo es de origen incierto. Algunos afirman que procede de la época romana y otros, como José Rúa Figueroa del que acabamos de hablar, apunta, en el siglo XIX, que es «de construcción no muy antigua».

La aldea de Montefurado

En Montefurado existen dos depósitos de oro. El primero, del que ya hemos hablado y que llevó a la construcción del túnel, y el segundo en la aldea. La técnica empleada en el pueblo de Montefurado es la de la ruina montium o arrugia, como en las Médulas o en la Mina da Toca en O Courel. En este sistema se realizaban galerías horizontales y verticales, que todavía se pueden ver en el lugar.

Posteriormente se provocaba una fuerte inundación con el agua traída río arriba. Así, el terreno se derrumbaba y la mezcla de piedras y tierra resultante se llevaba hasta unos canales de lavado facilitando la labor para encontrar el oro.

Montefurado. Túnel romano de Quiroga
Montefurado. El impresionante túnel romano de Lugo

Actualmente, como podéis ver en las fotografías, en la aldea de Montefurado, como en las Médulas, todavía se pueden contemplar unos pináculos o torres de barro de hasta 10 metros de altura que os trasladan a la época de los romanos. El barro, utilizado como mortero, fue el elemento principal en la construcción del pueblo. De ahí proviene ese color rojizo característico de la zona y de algunos los muros de antiguas viviendas.

Aldea de Montefurado. Quiroga
Aldea de Montefurado. Quiroga

La iglesia de San Miguel, de estilo barroco, destaca en Montefurado por sus dimensiones y su característica oxidación provocada por las partículas metálicas presentes en la piedra «cabeleira» utilizada en su construcción. Según una inscripción grabada en uno de sus sillares, se construyó en 1759. Fue un importante lugar de culto ya que se encuentra en el Camino de Invierno a Santiago de Compostela. Tiene una sola nave y planta de cruz latina. El retablo mayor es rococó y los dos laterales son de estilo neoclásico.

Iglesia de Montefurado. Quiroga
Iglesia de Montefurado. Quiroga
Montefurado. El impresionante túnel romano de Lugo

Como decíamos antes, el pueblo fue construido sobre la antigua explotación aurífera. De hecho, algunas de sus viviendas están al borde de las terrazas de los frentes mineros. Los vecinos convirtieron la red de galerías excavadas en funcionales bodegas para la conservación del vino.

En el entorno y en el núcleo de Montefurado se distinguen dos niveles de explotación. Uno está situado por debajo del pueblo en terrenos que actualmente están dedicados a viñedos y huertas. El otro nivel es donde se asienta el pueblo de Montefurado y se extiende ladera arriba.

En Montefurado todavía quedan interesantes vestigios de su arquitectura tradicional, aunque no entendemos el mal estado en el que se encuentran muchos de ellos si tenemos en cuenta el gran valor de este lugar. Es un rincón histórico de una gran importancia que merecería una buena inversión en su conservación.

Montefurado. El impresionante túnel romano de Quiroga

Cómo llegar a Montefurado

Desde Quiroga por la carretera N-120 en dirección Ponferrada encontraréis, en el kilómetro trece, un desvío a la izquierda que conduce a la localidad de Montefurado.

Cómo llegar al Túnel de Montefurado

Al Túnel de Montefurado, podréis acceder desde la carretera nacional en el desvío debidamente indicado. El túnel se puede observar por las dos lados. Un lado está debidamente señalizado pero tendremos que dejar el coche a unos 200 metros de unas pequeñas escaleras que permiten su acceso. Para visitar la otra parte del túnel, quizás la más espectacular, sólo tenéis que seguir la carretera y lo encontraréis fácilmente enfrente de la playa fluvial del pueblo Os Covallos.

Siguiendo esta carretera y cogiendo un desvío a la izquierda llegaréis al Mirador de Anguieiros donde tendréis una panorámica preciosa de la zona.

Donde dormir

Hay algunas casas rurales muy acogedoras y encantadoras por esta zona de Lugo. A unos 14 km de Montefurado encontraréis el maravilloso Pazo A Freiría, un lugar rústico con un gusto exquisito, donde cuidan hasta el más pequeño detalle.

La mayoría de las opciones cercanas las encontraréis en Pobra de Trives.

La mina romana amenazada de Quiroga

La supervivencia del túnel de Montefurado vive en un constante peligro por las crecidas del río Sil que podrían provocar su hundimiento y desaparición en cualquier momento. Por lo que hemos investigado, hasta la fecha no hay ningún estudio técnico sobre el estado de este yacimiento arqueológico único en España. Son 19 siglos que van pesando a este curioso y maravilloso lugar. Esperemos que se pueda mantener otros tantos y que se consiga frenar su deterioro y evitar su riesgo de hundimiento, aunque la naturaleza, lógicamente, siempre busca su espacio… Por si acaso, no tardéis mucho en visitarlo.

Perder el Rumbo. Montefurado. El impresionante túnel romano de Quiroga

👉 As Ermidas. Un lugar fascinante en los cañoñes del río Bibei

👉 Escapada romántica en Galicia

👉 Alojamientos originales en Galicia

👉 Carnota. 10 motivos para visitarla y perderte en ella


COMPARTE SI TE HA GUSTADO

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perder el rumbo te informa que los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Francisco Arnoso Carregado como responsable de este blog. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que requerimos es para gestionar lo comentarios en este blog. Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Estos datos estarán almacenados en los servidores de dinahosting.com (proveedor del hosting de Perder el rumbo) situados en la Unión Europea. Ver política de privacidad de dinahosting.  Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a info@perderelrumbo.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en nuestra política de privacidad.