Los Necropants

Un esqueleto vestido de monje resucita de entre los muertos. Este esqueleto está en medio del museo de magia y brujería.

En busca de los Nábrók

Islandia es un país espectacular que, sin duda, deja una profunda huella en todo aquel que lo visita. Salvaje, indomable, remoto y en constante crecimiento geológico, ya que la dorsal oceánica atraviesa el país y crea, literalmente, suelo cada año. Es tan sorprendente como su Museo de Magia y Brujería en Hólmavik donde podrás ver y descubrir la historia de los Necropants.

Este indómito país tiene miles de sitios para conocer y dejarte con la boca abierta. En este artículo no nos centraremos en sus miles de cascadas archiconocidas, en sus glaciares, ni en sus volcanes. Tampoco pondremos nuestro ojo en las historias de como Julio Verne, sin visitar el país, y documentándose muy bien, ubicó en Snæfellsjökull la entrada a la tierra para su obra Viaje al centro de la tierra. Nosotros nos centraremos en los Necropants expuestos en el Museo de Magia y Brujería de Hólmavik.

Nada más llegar a Islandia nos olvidamos una mochila con todo el dinero, documentación y material fotográfico en el autobús que nos trasladaba desde el aeropuerto al centro de Reikiavik. Ante mi sorpresa, los anfitriones de la que fue mi primera estancia me dijeron que no me preocupara y que lo recogeríamos al día siguiente.
¿Qué? – pregunté sorprendido.
No te preocupes, estás en Islandia.

No podía irme a dormir tan tranquilo y nos cogimos un taxi hasta la estación de bus. Para nuestra sorpresa estaba cerrada, pero había gente de guardia jugando a las cartas. Tras avisarlos a través del cristal de su oficina, nos abrieron amablemente la puerta.
¿Vienes a por la mochila?– me dicen sonriendo– Podías venir mañana sin problema– continúa.
Me muestra una gran sonrisa y exclama:
¡¡¡Esto es Islandia, tío!!! 

Como ya sabéis, nos gusta perder el rumbo, así que buscamos en el mapa algún lugar que estuviera fuera del circuito turístico o que, por lo menos, fuera algo curioso de ver y descubrir. Nuestros anfitriones nos recomiendan un museo en el noroeste dedicado a la magia y a la brujería. Nos comentan que tendremos que investigar si podemos llegar en coche ya que este pueblo se aleja de la carretera nacional varios kilómetros. ¡Bingo! Destino HÓLMAVIK

Camino al Hólmavík

Ya en ruta, encontramos varias zonas en las que nos pensamos dos o tres veces si continuar hacia el museo. Debido a las nevadas no se veía la carretera. Los propios locales se paraban para preguntarnos si teníamos problemas, al ver que solo estábamos dudando, nos invitaban a ir detrás de ellos alegando que no había ningún inconveniente.
–Esto es normal –decían.
Y si lo dice un islandés, ¡a seguir! ¡Estamos en Islandia! 🙂

Las carreteras están monitorizadas y mediante una app de móvil puedes saber el estado de las mismas. Quedarse tirado en medio del camino aquí no es ninguna broma. Nuestro coche era de dominguero comparado con los automóviles de los nativos que parecen camiones preparados para cualquier terreno y condición meteorológica.

Carretera que se llena de nieve y no se ve el final debido a ella.
Paisaje completamente nevado solo se ven algunas piedras volcánicas en negro.

Hólmavík

Al fin llegamos a Hólmavik, un pequeño pueblecito con su típica iglesia islandesa. Recorriendo el lugar descubrimos que hubo un asentamiento de vascos en la zona sobre el siglo XVII. Tenían un acuerdo con los islandeses para beneficiarse de la caza de ballenas. Después de que unos barcos encallaran debido al hielo, algunos de los vascos tuvieron que quedarse en tierra. La hambruna hizo que saliese a la luz el instinto de superviviencia. Bien por la falta de víveres, o bien por las fechorías que cometieron los vascos, el magistrado, Ari Magnússon, los considerará invasores criminales. Los hechos no están muy claros en el relato de la historia, pero 32 vascos fueron asesinados y solo uno logro escapar

Este suceso es conocido como la Matanza de los españoles. La ley que obligaba a matar vascos por ser considerados invasores fue derogada hace 5 años, sí, como lo estáis leyendo, hace tan solo 5 años. Hay un libro de este suceso publicado por Julia Montejo Lo que tengo que contarte.

Foto panorámica de Holmovik. Su puerto y las montañas al fondo nevadas. vista desde una colina del pueblo.
Holmavik-islandia-perder-el-rumbo

–Venga, vamos al museo, a eso hemos venido.
–¡No puede ser! ¡La puerta está cerrada!
Nos habíamos jugado la vida para llegar hasta aquí. En Galicia habela hainas y no queríamos perdernos la visita al museo.
–Ni hablar, tenemos que entrar sí o sí – zanjé.

Decidimos dar un paseo por el pueblo para ver si detectábamos señales de vida. Nada. De repente, vemos una luz en una esquina y resulta que es un bar. ¡Genial! ¿Dónde sino se puede averiguar algo en un pueblo? A través de la puerta observamos que está lleno de gente. Al entrar todos se callan y nos observan.
“¡Joder, que no somos vascos!”, me digo a mí mismo. Le pido al camarero unas cervezas ante la mirada atónita y silenciosa de toda la gente del bar.
–Está cerrado y no servimos bebidas – contesta el camarero.
– ¡Glup! Julio, ¿dónde era esa entrada al centro de la tierra?. 

–El bar está cerrado porque hay una reunión de cómicos de la zona- nos cuenta después de un largo silencio.
– ¿Cómicos? -jajajajaja- Me río para mis adrentros.
Por un segundo, pensamos que nos iban a quemar en una hoguera cual brujas.
–Queremos ir al museo pero está cerrado – digo amablemente.
El camarero coge un teléfono y hace una llamada. Cuelga y me indica:
–Os traen las llaves ahora. Id hacia el museo.
¡Nos van a quemar fijo! ¡Esto es una trampa! 🙂
Salimos del bar y dejamos a nuestras espaldas un río de carcajadas y cruce de brindis típico de una boda. Se tronchaban de la risa. ¡Pues va a ser verdad que son cómicos estos vikingos!

Museo de la Magia y Brugería

Esperamos delante del Museo y al rato apareció una chiquilla que apenas hablaba inglés. Nos dió las llaves y se fue.
Genial, chicos, soy vuestro guía, síganme.
Esto es alucinante, tengo las llaves del museo y no hay luz en el edifico. Hay que buscar el cuadro de luces. Pero, claro, buscar a oscuras un cuadro de luces en un gimnasio no es lo mismo que buscarlo en el Museo de Magia y Brujería, y más, cuando una panda de cómicos mal encarados, ha querido quemarte en una hoguera. Entro despacio en un despacho y allí estaba el cuadro de luces. Menos mal. 

La oscuridad de desvanece poco apoco y allí, delante de nosotros, aparece en una vitrina el ansiado NECROPANTS.

Detalle de los Necropant donde vemos el pene y el escroto donde se guardaban las monedas del hechizo.
Necropants

Los Necropants son parte de un conjuro para obtener dinero y poder. Se trata de unos pantalones de piel humana. No sé si rollo pitillo, slim fit o shaggy fit. Me imagino que dependería del que te los cediera porque para hacerse con unos Necropants, primero, tenías que hablar en vida con alguien que te permitiera despellejarlo una vez muerto y, además, esa muerte debía producirse por causas naturales. Eso sí, tenía que ser enterrado y, una vez bajo tierra, desenterrarlo para poder desollarlo. Cumplidas estas premisas ya podías empezar a confeccionar tus necropants. No puedo imaginarme este ritual sin la mítica canción del silencio de los corderos Goodbye horses

El conjuro no acaba ahí, después de hacerte con los Necropants, tenías que robar una moneda a una viuda pobre y dejarla en la parte del escroto junto con el signo mágico, nábrókarstafur, escrito en una hoja de papel.

Para garantizar la salvación, el propietario tenía que convencer a otra persona para que se apropiase de los pantalones y se metiese en ellos tan pronto como saliese él. Los Necropants mantendrían rica así a una familia por generaciones.

Me surgen muchas dudas al respecto, sobre todo higiénicas, y de si se lavan en seco o en lavadora, pero vamos a dejarlo aquí.

El Museo de Magia y Brujería también rinde homenaje a todas las brujas que fueron quemadas en la hoguera durante el siglo XVII en esta zona. Veintidós personas fueron quemadas por practicar magia o brujería. Uno de los primeros fue Jón Rögnvaldsson por criar fantasmas para causar daño a personas y al ganado. El momento álgido de la quema de brujas llegó mucho más tarde a Islandia que a Europa y fue a través de la clase dominante que se había educado en Dinamarca y Alemania.

Mapa donde los puntos rojos representan donde hubo un juicio o una quema por brujería.
Mapa de juicios y quemas por brujería – Museo de Magia y Brujería – Islandia

Los más curioso de esta caza de brujas, que tuvo lugar en Islandia, es que la mayoría eran hombres. De aproximadamente 120 juicios solo 10 eran mujeres y de las 22 personas quemadas en la hoguera tan solo una era mujer.

Monje escribiendo con una pluma en un casa típica de la época.
Museo-Magia-Brujeria-Islandia-
Parte superior de museo donde vemos las vitrinas llenas de runas y otros símbolos mágicos. Vista general.
Museo-Magia-Brujeria-Islandia

Podría contaros muchas más cosas del Museo de Hólmavik pero creo que es mucho mejor que os paséis por allí. Desde España tenéis vuelos directos al menos desde Alicante, Barcelona y Las Palmas. Eso si, llevaros uno buen antifaz para dormir, no le gustan las persianas. No os olvidéis de la ropa de abrigo, aunque en Reikiavik no lo notaréis tanto, ya que la nieve de las aceras desaparece porque tienen calefacción radiante en el suelo.

No os asustéis si veis carritos de bebes abandonados en las calles, toman la siesta bajo el frío glacial en el frontal de sus casas. Dicen que les hace más fuertes y resistentes.  No veréis dinero en metálico, incluso para pagar un chicle usan la tarjeta. Siempre debéis regatear, a los islandeses les encanta, y no cerréis los coches, apenas hay robos. Si os roban no aceptamos reclamaciones 😉

Ah, por cierto, dejamos las llaves en el Museo, apagamos las luces y seguimos nuestro camino.

P.D.: Os dejamos una foto del Necropants al completo por si queréis haceros unos pantis tope macabros.

⭐️ A Perder el Rumbo!

Los necropants en una vitrina en el museo de brujería y magia de Holmovik.
Necropants-Islandia

⭐️ Perder el Rumbo. Los Necropants

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on twitter
Share on pinterest

1 comentario en “Los Necropants”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perder el rumbo te informa que los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Francisco Arnoso Carregado como responsable de este blog. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que requerimos es para gestionar lo comentarios en este blog. Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Estos datos estarán almacenados en los servidores de dinahosting.com (proveedor del hosting de Perder el rumbo) situados en la Unión Europea.Ver política de privacidad de dinahosting. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a info@perderelrumbo.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en nuestra política de privacidad.