Falsos paraísos Phu Quoc

Primer plano de un muñeco de trapo tirado en la arena de la playa como residuo o basura. Phu Quoc

Prometemos decir la verdad, toda la verdad y nada más que la verdad: Phu Quoc

Desde que nos ha dado por escribir nuestras aventuras hemos descubierto que muchos blogs de viaje, no todos por supuesto, tienen un relato sospechosamente parecido. ¿Cómo puede ser? ¿Todos los viajes son iguales? ¿Siempre vamos a los mismos sitios? ¿Nadie se deja llevar para descubrir lugares nuevos? ¿Estamos teledirigidos? ¿Decimos la verdad? ¿Ocultamos información? ¿Todo es maravilloso?

Falsos paraísos Phu Quoc.

via Gfycat

Es verdad que también nosotros hemos caído en el qué ver, qué hacer, dónde dormir, porque es lo que la gente demanda y lo que más le gusta a nuestro amigo Google. Lo que queremos es que nuestra página web se lea y no escribir sólo para nosotros, aunque tampoco está mal porque ejercitamos nuestra memoria y nuestra mente. Pero ese no es el objetivo.

¿Escribimos lo que nos ha pasado, lo que hemos vivido? o ¿escribimos lo que la gente quiere leer? Pues, sinceramente, a veces nos entran dudas. En ocasiones, hay sitios que nos decepcionan, hay lugares que no son tan idílicos. Nuestra misión es ser 100% transparentes y tener un blog personal. A fin de cuentas la información siempre estará ahí.

Antes de ir a Phu Quoc consultamos varios blogs en los que sólo se mostraban fotografías estupendas de playas paradisíacas, pero la realidad en esta isla es muy diferente.

Sinceramente, en las playas vírgenes están construyendo un sinfín resorts, hoteles y grandes edificios de apartamentos y, además, la isla está llena de plástico. Pero la basura no da likes. El plástico es un gran problema en Asia y en el mundo. En Phu Quoc es realmente abrumador ver tanta porquería esparcida por todas partes.

Playa llena de basura. un montón de plásticos por todo el lugar.
Phu Quoc -2017

La isla de plástico

Después de recorrer Vietnam en moto decidimos relajarnos una semana en una isla. Nuestra idea era ir a Con Dao como Brad Pitt y Angelina Jolie, pero todo se torció porque si no tienes un jet privado es mucho más complicado llegar a ciertos lugares. Así que decidimos ir a Phu Quoc con nuestra moto en el ferry desde Rach Già.

La llegada fue realmente desoladora. Sólo veíamos plástico y más plástico. Y un poco más adelante, más plástico. Eso sí, si vas a un resort suelen limpiar las playas. Bueno, es un detalle. El problema es que ellos no tienen una infraestructura para deshacerse de la basura, realmente lo que hacen es concentrarla en otro sitio. Y así se va acumulando más y más y se va tirando al mar y va volviendo a Tierra, es el día de la Marmota, pero con plástico.

Meter la cabeza debajo del agua para ver unos corales maravillosos rodeados de hermosas bolsas de plástico. Recorrer el Mekong con una espléndida luna llena, pero de repente es de día y ha bajado la marea y ¿qué descubrimos? Toneladas y toneladas de plástico.

No escondamos los problemas, no hablemos de sitios paradisíacos donde no los hay, no ocultemos la gravedad de este asunto a la sociedad.

Phu Quoc – 2017

¿Qué es el paraíso?

La verdad es que cada uno entiende por paraíso lo que quiere. Recorrimos toda la isla en moto. El centro y el sur realmente, al menos para nosotros, no merecen la pena. El paraíso está repleto de mamotretos en construcción, muy sucio y bastante masificado.

Pero aún hay esperanza. El 70 por ciento del territorio lo constituye el Parque Nacional que ha sido declarado Reserva de la Biosfera por la Unesco. En el Norte abunda la selva virgen y las especies endémicas. El problema es que es zona militar y el acceso a la selva y a ciertas zonas del Parque está restringido. También encontramos plantaciones de pimienta, “la mejor del mundo” según los carteles que la publicitan. En el Noroeste todavía quedan playas vírgenes, limpias y sin apenas gente.

En el Noroeste de la isla fue donde encontramos nuestro paraíso. Una playa dentro del Parque en la que pudimos disfrutar de su espectacular vida submarina. Repleta de magníficos corales, desierta y sólo con un puestecito de venta de cocos y refrescos variados. De vez en cuando llegaba alguna embarcación con 4 o 5 personas que daban un paseo y se iban enseguida. No nos entendáis mal, no nos molesta la gente, pero sí los espacios masificados y más si los definen como lugares paradisíacos.

El segundo día ya éramos íntimos del señor del puesto de bebidas. Nos entendíamos mediante gestos y a veces utilizábamos algún traductor. Una mañana nos comentó si podíamos coger unas poquitas caracolas mientras buceábamos. Cogimos medio kilito y pescamos una buena sepia (con las manos). Menuda fiesta se armó. La playa dejó de se una playa desierta.

Una sepia metida dentro de un coco con agua, encima de unas brasas. Al fondo la playa.
Cocinando. Phu Quoc – 2017

Primero llegó un amigo camboyano portando una especie de licor de orujo. Pensábamos que serían para el postre, pero no, los chupitos se bebían antes, durante y después de la comida. Hicimos una ofrenda a Buda por los alimentos que habíamos conseguido y recogimos madera por la playa para hacer fuego.

A continuación improvisamos una olla con un coco. Introducimos la sepia, que se coció lentamente en agua de coco con un poco de coca-cola. Si, como lo estáis leyendo, abrieron una coca-cola y le echaron un poco como condimento; suponemos que lo hicieron por que no había mucho más para echarle. Cocimos también las caracolas. Cuando nos dimos cuenta éramos 10 comiendo. La familia estaba creciendo. La sepia estaba dura como una piedra, pero el sabor era bueno y nos la comimos todita.

Realmente encontramos nuestro espacio y pasamos unos días estupendos en Phu Quoc. La isla es maravillosa pero la estamos destrozando por un turismo irresponsable, que ensucia, que construye desmedidamente, que agota recursos, que destruye la cultura de los pueblos y la naturaleza. Nosotros decimos «no» a ese tipo de turismo y desde luego no vamos a contribuir con nuestro blog a promocionarlo. Por suerte, cada vez somos muchos más los que somos conscientes de la necesidad de colaborar con el medio ambiente para conservar los destinos y lugares que visitamos cuando viajamos. Debemos generar la menor basura posible y practicar un turismo responsable.

Playa del Noroeste de Phu Quoc

Sabemos que a Google no le va a gustar este post. Para que podamos llegar a todos vosotros vamos a escribir como a él le gusta. A ver si hay seo suerte.

Cómo llegar a Phu Quoc

Puedes llegar en barco o en avión, como dice la canción. Desde Ho Chi Minh o Hanoi en avión. En ferry desde Hà Tiên o Rach Già. Ojo! Si vas con moto te cobrarán por ella más que a los locales, lo notarás porque los estivadores se reunirán para repartirse el botín.

Navegando hacia Phu Quoc- 2019

Qué ver y qué hacer en Phu Quoc

Recorre la isla, busca tu espacio. Seguro que lo encontrarás. Escapa del sur y del centro. Si quieres información sobre lugares con ambiente nocturno y masificados como Doun Dong y su famosa playa Long Beach debes buscar en otro blog.

Si quieres ir a Sao Beach hazlo. No hay nada como comprobar las cosas por uno mismo. Podrás hacer una foto esquivando a los turistas y al plástico. Seguro que triunfarás en instagram.

Norte de Phu Quoc – 2019

Dónde alojarse o dónde dormir en Phu Quoc

Visita las playas del Noroeste y alójate en un lugar tranquilo en esta zona. El centro y el Sur son más económicos porque hay más oferta. Si podemos, no caigamos en eso. Intentemos no contribuir al turismo masificado. El turismo es uno de los principales motores económicos de un gran número de países, pero el exceso de visitantes se está convirtiendo en un grave problema.

Booking.com

Tour por las islas. Buceo o snorkel en Phu Quoc

No podemos recomendaros las islas del Sur porque no las visitamos. Las excursiones eran bastante caras y la visibilidad del agua era regular en ese momento. Por todo esto y el miedo a encontrarnos demasiado plástico debajo del agua decidimos no gastarnos el dinero buceando en estas islas. Así que, la verdad, no tenemos ni idea lo que os vais a encontrar. La gente habla bastante bien de los buceos en ellas, pero también mucha gente obvia el tema del plástico y de los mamotretos. Así que no sabemos que pensar.

Visado en Phu Quoc

Ni siquiera te hace falta visado, gozarás de un mes gratis en la isla, sin importar tu nacionalidad. Es una excepción en Vietnam.

Phu_Quoc_falsos_paraisos_perder_el_rumbo
Llegando a Phu Quoc – 2017

Pesca de calamar en Phu Quoc

Sólo pescamos una sepia (con la mano), no podemos hablar de la pesca del calamar.

Phu_Quoc_falsos_paraisos_perder_el_rumbo
Sepia al agua de coco con coca-cola. Phu Quoc – 2017

Dejando a un lado el sarcasmo, Phu Quoc es una isla hermosa, pero la estamos destruyendo. Nosotros los turistas, nosotros los blogueros, nosotros los viajeros, tenemos una gran responsabilidad en todo esto. En el mundo hay muchas Phu Quoc. Cambiemos Phu Quoc, cambiemos el mundo. Al menos nosotros soñamos con hacerlo.

Phu_Quoc_falsos_paraisos_perder_el_rumbo
Phu Quoc- 2017

⭐️ Perder el Rumbo. Falsos paraísos: Phu Quoc.

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on twitter
Share on pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Perder el rumbo te informa que los datos que proporciones mediante este formulario serán tratados por Francisco Arnoso Carregado como responsable de este blog. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que requerimos es para gestionar lo comentarios en este blog. Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Estos datos estarán almacenados en los servidores de dinahosting.com (proveedor del hosting de Perder el rumbo) situados en la Unión Europea.Ver política de privacidad de dinahosting. Puedes ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y supresión enviando un correo electrónico a info@perderelrumbo.com. Puedes consultar la información completa y detallada sobre privacidad en nuestra política de privacidad.